Espeso, pero con suerte
Paco Medina, Piti, encara a García Calvo, defensor del Valladolid.(Dani Madrigal)
Estadio Rico Pérez: 6.000 espectadores.

Hércules Aragoneses, Mantecón, Schiavi, Sergio, Redondo, Turiel, De los Santos, Juanlu (Piti, min 61), Farinós (Tote, min 61), Sendoa (Kike Mateo, min 52) y Moisés.

Valladolid Alberto, Pedro López, Bea, García Calvo, Marcos, Sisi (Baraja, min 87), Álvaro Rubio, Borja (Hernández, min 81), Asier (Álvaro, min 70), Víctor y Llorente.

Goles 0-1 (min 28): Llorente; 1-1 (min 35): Turiel. 1-2 (min 44): Víctor. 2-2 (min 94): Tote.

Árbitro Gardeazábal Gómez (Col. vasco). Amonestó a Moisés, Schiavi, De los Santos, Bea, Borja, Sisi, Víctor y García Calvo.

No fue una victoria, pero casi. El Hércules, que luchaba a la desesperada por lograr un empate que parecía imposible, logró lo que muchas veces se busca y pocas se consigue: empatar en el descuento. Los locales alcanzaron su premio gracias a un ex vallisoletano como Tote, que cogió un balón suelto en el área y lo mandó al fondo de la red cuatro minutos después del minuto 90. El último suspiro.

El Valladolid, que hacía 25 años que no puntuaba en el Rico Pérez, a punto estuvo de resarcirse a lo grande. Llegaba de líder y como tal salió, aunque en la segunda parte especuló demasiado ante un equipo con más voluntad que juego. Ambos equipos luchaban por hacerse con el control del balón, que circulaba veloz,  pero sin probar la suerte del disparo a gol. Y cuando se hizo, Llorente adelantó a los visitantes.

La suerte se alió con el Hércules, que empató gracias una falta sacada por Moisés –convocado por la selección de Aragón para jugar contra Chile–, que impactó en Turiel, otro ex vallisoletano, y se convirtió en gol. La alegría duro poco. Un falló defensivo de Schiavi permitió a Víctor romper la igualidad antes del descanso... Y obligar a un Hércules que abusó de la fortuna.