España arrancó la segunda fase del Mundial de Alemania con victoria sobre Rusia, en un choque que sirvió para enganchar en el torneo a dos piezas claves en el combinado nacional, el portero David Barrufet e Iker Romero.

Rusia buscó siempre al pivote Mikhail Chipurin, que se convirtió en una pesadilla para la defensa del combinado nacional. Sólo Barrufet pudo frenar al ruso.

Precisamente, las intervenciones del guardameta fueron las principales responsables de la pequeña ventaja (17-15) con la que se marchó al descanso la selección. Iker Romero marcó cinco goles en los primeros 30 minutos.

En la segunda parte, Alberto Entrerríos, con ocho tantos, tomó el relevo goleador de Iker Romero y, de nuevo, las paradas de Barrufet acabaron con la resistencia rusa. Hoy, España jugará contra la potente Dinamarca.

* Dinamarca-España, hoy, 20.15 h, La 2.