En esta reunión atlética compiten los nueve mejores países de Europa, que, además del título, también lucharán por evitar descender a la categoría de plata del atletismo continental y para ello los equipos deberán situarse entre las seis primeras plazas, ya que descienden los tres últimos. Alemania, Francia y Gran Bretaña, en chicos, y Rusia, en chicas, son los favoritos al título.