Exhibición de Saúl para tumbar a Italia y llevar a España a la final de la Eurocopa sub-21

  • El centrocampista del Atlético marcó los tres goles del partido (3-1).
  • España se medirá el viernes en la final a Alemania, que ganó a Inglaterra.
Saúl Ñíguez celebra uno de sus goles ante Italia en la Eurocopa sub-21.
Saúl Ñíguez celebra uno de sus goles ante Italia en la Eurocopa sub-21.
EFE

La sub-21 logró su clasificación para la final de la Eurocopa gracias a una actuación estratosférica de Saúl, un centrocampista con alma de delantero que firmó tres goles para tumbar a Italia (31) y superar a su muro, el meta Donnarumma. La Rojita se medirá a Alemania, que derrotó a Inglaterra en los penaltis.

Nunca, nunca hay un partido fácil ante una selección transalpina, y ello quedó claro desde el principio. Fue un choque igualado, con alternativas, en el que la azzurra buscó el gol desde el primer momento con la misma intensidad que España.

La primera gran ocasión del choque fue italiana, en un balón que le cayó a Pellegrini dentro del área, y su remate lo despejó Kepa con los pies como pudo.

Los de Celades trataron de zafarse de la presión de su rival, y mediada la primera mitad empezó a tener las primeras ocasiones. La mejor fue para Deulofeu, que lanzó una falta directa, se estrelló contra la barrera, corrió a desmarcarse y su remate, solo ante la salida del enorme Donnarumma, se fue desviado.

Eran los mejores minutos de la Rojita, que estaba creciendo en su juego, y en un rápido contragolpe un centro de Deulo lo despejó la zaga transalpina cuando Asensio estaba a punto de rematar a puerta vacía.

Salió con mucha fuerza tras el descanso el conjunto español, y el gol llegó a través del que casi siempre marca en los días importantes, Saúl. Una gran jugada de Ceballos por la izquierda acabó con el balón en los pies del atlético, que remató ajustado al palo.

La expulsión de Gagliardini por una dura entrada a Ceballos, que le había superado con un espectacular caño, pareció dejar el choque sentenciado, pero una jugada de Bernardeschi aprovechando la relajación de la defensa española puso el empate con un remate afortunado que dio en un defensa y despistó a Kepa.

Con media hora por delante, España se puso manos a la obra para evitar la prórroga y, consciente de su superioridad numérica, se lanzó al ataque. El protagonismo fue de nuevo para Saúl, que ante la poblada zaga italiana, se sacó un tremendo zapatazo desde unos 25 metros que sorprendió a Donnarumma y puso de nuevo por delante a la Rojita.

El show de Saúl no había acabado ahí, y el centrocampista completó su hat-trick rematando una buena jugada de Asensio por la izquierda. El billete a la final estaba hecho.

- Ficha técnica:

3 - España: Kepa; Bellerín, Jorge Meré, Vallejo, Jonny; Marcos Llorente, Saúl, Ceballos (Oyarzabal, m.88); Deulofeu (Denis Suárez, m.83), Marco Asensio y Sandro (Williams, m.78).

1 - Italia: Donnarumma; Calabria, Caldara, Rugani, Barreca; Benassi (Garritano, m.87), Gagliardini, Pellegrini; Bernardeschi, Chiesa (Locatelli, m.61) y Petagna (Cerri, m.72).

Goles: 1-0, m.53: Saúl. 1-1, m.62: Bernardeschi. 2-1, m.65: Saúl. 3-1, m.74: Saúl.

Árbitro: Slavko Vincic (Eslovenia). Amonestó a Benassi (45), Calabria (55) y Cerri (77) por Italia. Expulsó a Gagliardini por doble amonestación (50 y 58).

Incidencias: encuentro de semifinales del Europeo de Polonia, disputado en el Cracovia Stadium. El seleccionador de la absoluta Julen Lopetegui presenció el partido en el palco.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento