Feliciano López y Robredo
Feliciano López y Tommy Robredo celebrando la victoria en el partido de dobles de las semifinales de la Copa Davis ante Israel. Juan Francisco Moreno/EFE

Feliciano López y Tommy Robredo aprovecharon la primera ocasión que dispuso España para cerrar la eliminatoria contra Israel y tras batir a Jonathan Erlich y Andy Ram, por 7-6(6), 6-7(7), 6-4 y 6-2) sellaron la clasificación del equipo de Albert Costa para la final de la Copa Davis, la séptima en la historia.

España ha rentabilizado su condición de local en cada una de las eliminatorias de 2009. Y será también como anfitrión como acometa la búsqueda de la cuarta 'Ensaladera' para su palmarés. El inesperado y contundente triunfo de la República Checa en Porec, ante Croacia, prolonga la defensa de la condición de campeón también en casa.

En una sede, aún por definir antes del 7 de octubre, el equipo español actuará como local en la final del 4 al 6 de diciembre contra el cuadro checo que lideran Radek Stepanek y Tomas Berdych. La victoria croata, sin embargo, hubiera obligado a España a afrontar como visitante el último envite de 2009.

Andy Ram y Erlich, que entre ambos acumulan doce títulos, no forman equipo con la frecuencia de antes. Este año sólo han disputado dos torneos. Acusaron la pérdida del primer parcial, en el 'tie break', que definitivamente asentó a los españoles, un dúo poco habitual, en el que Tommy Robredo ocupó el sitio de Fernando Verdasco, habitual compañero de López en Copa Davis.

Tuvo Israel la posibilidad de break en el noveno juego, que le hubiera proporcionado el set. Sin embargo, los españoles solventaron el contratiempo y llegaron al desempate, que resolvió Robredo con un revés paralelo.

A contracorriente

España fue contracorriente en el segundo parcial. Feliciano López perdió su saque en el primer juego. Y el cuadro hebreo se adueñó de una notable renta durante el parcial. Llegó a sacar para cerrar la manga, pero los hispanos rompieron en el décimo juego y llevaron la resolución también a la prolongación. Tuvo cinco puntos de set España pero fue Israel quien se lo adjudicó.

La escasez de fuerzas visitantes quedó patente desde ese momento. Tommy Robredo y Feliciano López impusieron su mejor condición mientras Erlich y Ram se desmoronaban. Era cuestión de tiempo. Israel acusó, poco a poco, su caída física a pesar de su empeño. Llegó a amenazar el 4-0 que España tuvo de entrada (4-3) pero no fue capaz de voltear la situación.

Erlich pidió ayuda a su médico. Con dolor en todo el brazo
, el hebreo tenía asumida la inferioridad del equipo, deshecho definitivamente en el último parcial, que selló la victoria española después de casi cuatro horas de juego.