El jugador internacional Pablo Ibáñez dijo hoy, instantes antes de pasar el control policial en el aeropuerto de Barajas, que España pudo frente a Eslovaquia sacarse "la espina del Calderón", donde en el último partido de clasificación para el Mundial 2006 contra Serbia sólo arrancó un empate.

Ibáñez comentó que el partido del sábado "no fue tan fácil como pueda haber parecido, pero sabemos que hemos conseguido un buen resultado y que hemos hecho un buen juego".

Sobre el recibimiento que la selección española espera en Bratislava, Pablo indicó que "aquí los recibimos bien, con respeto y creo que debemos pedir lo mismo".

La selección nacional de fútbol partió esta mañana hacia Eslovaquia para disputar el miércoles el partido de vuelta de la repesca para el Mundial 2006, después del triunfo de los españoles en el Vicente Calderón el pasado sábado (5-1) en el encuentro de ida contra los eslovacos.