El piloto Miguel Puertas
El piloto Miguel Puertas en Marruecos. (Cecilio Puertas) CECILIO PUERTAS

El Rally Dakar, que empieza el próximo 6 de enero en Lisboa, es un monstruo que se lo traga todo: desde su primera edición, en 1979, han muerto más de 50 personas.

Para hacerle frente, el granadino Miguel Puertas, comandante, de 38 años, de la Patrulla Águila –acrobacia aérea– en San Javier (Murcia), se entrena con su moto KTM, del equipo Soldados.com, durante una semana, cuatro veces al año, en el campo de dunas El Erg Chobbi, en el Sahara marroquí, cerca de la frontera con Argelia.

"Aunque aquí hay dunas de hasta 300 metros de altura, lo más peligroso en carrera es perder la concentración y no ver un obstáculo", explica Puertas. El motorista, que acabó en 2006 en 50.º lugar y en su cuarta participación quiere estar entre los 20 primeros, revela que durante el rally conduce "12 horas al día, y dormir 4 está bien".

Este granadino, que tiene tres hijos con Marisela –"Pedro, de 10 años, ya tiene una moto"–, admite que cada año le atrae la "montaña rusa de sensaciones que es el Dakar".

Por si te pierdes en el desierto

Piloto de avión y de motos, Miguel Puertas aplica el mismo procedimiento si, alguna vez, se desorienta en el desierto o en el aire: "Lo primero y más difícil es reconocer que te has perdido; segundo, tienes que volver sobre tus pasos; tercero, debes encontrar un referencia reconocida; cuarto, contrastar esa referencia con el libro de ruta, y por último, seguir el camino bueno". Aparentemente, muy sencillo.