Fernando Alonso
Fernando Alonso, en la primera jornada de test en Montmeló. EFE

El piloto español Fernando Alonso (McLaren) ha cerrado este lunes la primera jornada de test de la pretemporada de Fórmula 1 con un total de 51 vueltas en el circuito de Montmeló, y con unas sensaciones mejores respecto al año pasado, cuando McLaren vivió la primera de las muchas pesadillas en los ensayos del 2017.

Aunque la jornada empezó de forma accidentada para el asturiano, que sufrió un accidente al desprenderse una rueda de su McLaren y perdió buena parte de la mañana, por la tarde pudo rodar sin problemas y con buenas sensaciones.

En total, completó 51 giros al trazado catalán y terminó el día con el quinto mejor tiempo, a 1.160 segundos del mejor crono, firmado por Daniel Ricciardo (Red Bull). No obstante, finalmente le anularon ese crono por haberse saltado la chicane y Alonso terminó séptimo, a 2.175 del australiano.

El Mercedes de Valtteri Bottas alcanzó el segundo mejor crono, a 0.170 del Red Bull, y el tercer coche más rápido fue el Ferrari del finlandés Kimi Raikkonen, a 0.327 del mejor crono.

"El coche y el motor han ido bien. Estoy extremadamente contento con el motor", declaró Alonso en la rueda de prensa posterior, destacando así las virtudes de su nuevo propulsor Renault, que sustituye al Honda.

El otro español en la F1, Carlos Sainz Jr (Renault), que solo ha participado en una parte de la jornada, ha terminado el día con el sexto mejor tiempo y 26 vueltas.

El mal tiempo en la sesión de la tarde, con frío y lluvia en el último tramo, ha roto la agenda de la totalidad de la parrilla, aunque con el piso mojado, los equipos han realizado pruebas con neumático para lluvia.

Las escuderías quizá encuentren en los dos próximos días unas condiciones climáticas aún más desfavorables, ya que se espera mucho más frío y lluvia, incluso con amenaza de nieve.

Este martes Alonso dejará el McLaren a su compañero, el belga Stoffel Vandoorne.