Empate conformista
Soriano recibe una dura entrada de Josemi, del Villarreal. (Guido Manuilo / EFE)
Montjuïc. 19.544 espectadores.

Espanyol Kameni, Rufete, Lacruz, Torrejón, David García, Jonatas (Costa, min 70), Moisés Hurtado, Coro (Pandiani, min 74), Riera (Moha, min 76), Luis García y Tamudo.

Villarreal Viera, Josemi, Fuentes, Cygan (Quique Álvarez, min 64), José Enrique, Somoza, Josico, Matías Fernández (Cani, min 77), Marcos, Forlán.

Goles  1-0 (min 29): Tamudo. 1-1 (min 54): Forlán.

Árbitro Delgado Ferreiro (colegio vasco). Amonestó con tarjeta amarilla a Rufete, Josemi y Moisés Hurtado. 

Al concluir el encuentro, el entrenador del Espanyol, Ernesto Valverde, no parecía enfadado por el empate en casa después de tres victorias consecutivas en Liga. Al contrario, reconoció que «un punto es mejor que una derrota, como sucedió ante el Zaragoza», aunque la UEFA quede ahora un poco más lejos.

Valverde hablaba aún con el susto en el cuerpo tras la ocasión, cerca del pitido final, del futbolista del Villarreal Cani, que a puerta vacía frente a la portería de Kameni lanzó el balón por encima del larguero.

En el Espanyol sólo existieron ayer el portero Kameni y el delantero Tamudo. Fueron el principio y el fin de su equipo.

A pesar del dominio local, el Villarreal se fue estirando poco a poco, pero Tamudo, el más listo de su equipo, aprovechó un despiste amarillo para adelantar al Espanyol en una falta sacada por Luis García.

Sin cohesión entre sus líneas, el Espanyol vio impotente cómo Forlán empató el choque tras el descanso con un disparo desde la corona del área que se coló por la escuadra derecha de un Kameni inmóvil.