Bernie Ecclestone
Bernie Ecclestone, presidente de la Fórmula 1, (d), charla con Richard Branson, (c), y con Richard Lapthorne. Felix Heyder / EFE

El polémico presupuesto voluntario por equipo de 45 millones de euros, aprobado por la FIA de cara a la temporada 2010, sigue generando declaraciones cruzadas, después de que Montezemolo amenazara con sacar a Ferrari del Mundial al estar en desacuerdo con la medida.

Ese gesto no gustó al presidente de la FIA Max Mosley, que llegó a asegurar que "este deporte podría sobrevivir sin Ferrari" e ironizó al respecto: "Sería muy triste perder a Ferrari. Es el equipo nacional de Italia".

El turno de palabra lo ha tomado Bernie Ecclestone este lunes, erigiéndose como el mediador en este nuevo problema surgido en el Mundial, y ha asegurado que su intención es que este conflicto no vaya a más y que Ferrari se mantenga en la competición. "No voy a permitir que eso suceda".

El magnate de la Fórmula 1 también ha querido tranquilizar este asunto y asegura que la medida de recortar los presupuestos es aceptado por todos los equipos, ante la crisis económica mundial, aunque es consciente de las reticencias que puede generar. "Convendría que todos estuvieran conformes con la iniciativa, incluido Ferrari", señaló el dueño de la competición y volvió a ironizar sobre Mosley: "El problema con Max es que no es capaz de envolver las cosas de forma bonita con un lazo rosa. Quiere poner las cosas en una caja de cartón y atarla con una cuerda".