El cadáver del ex presidente del RCD Mallorca (1992-1995) y ex propietario de la Policlínica Miramar Miquel Dalmau ha sido encontrado esta mañana junto al mar, en un precipicio de la zona costera mallorquina de Cabo Blanco, ha confirmado a Efe su abogado, Eduardo Valdivia, que está presente en el lugar.

El hallazgo del cuerpo sin vida de Dalmau, de 69 años, ha tenido lugar después de que esta mañana, sobre las 9.30 horas, fuera localizado su automóvil, un Volkswagen Touareg de color gris. Dalmau

En la búsqueda de Dalmau han trabajado esta mañana efectivos de la Policía Judicial, del Equipo de Rescate e Intervención de Montaña (EREIM) y del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS), así como un helicóptero de la Guardia Civil.

Con el propósito de conocer la causa de su muerte, está previsto que se practique la autopsia al cadáver del médico mallorquín nacido en 1940 en Sineu.

La familia denunció su desaparición

La familia del ex presidente del RCD Mallorca y de la Policlínica Miramar, Miquel Dalmau, de 68 años de edad, presentó una denuncia ante la Policía tras su desaparición desde el miércoles por la mañana, ha informado su abogado, Eduardo Valdivia.

Según ha explicado el letrado, Miquel Dalmau, como hace siempre, dejó a primera de la mañana a su hijo en el colegio y éste fue el último momento en que se supo de él.

La última llamada de Dalmau, según ha confirmado su empresa operadora, se produjo a las 9.10 horas del miércoles y fue a uno de sus hijos con la intención de quedar con él, si bien no pudo ser porque tenía trabajo.

El aficionado "número uno" del Mallorca

Dalmau asumió la presidencia del Mallorca en 1992 y durante su mandato el club se reconvirtió en sociedad anónima.

Era el aficionado "número uno" del Mallorca

En 1995 traspasó todas sus acciones a la familia Asensio, aunque en 2003 participó en la tarea de "mallorquinizar" el Mallorca a través de una ampliación de capital.

Ferviente mallorquinista, en los últimos años ha tenido que hacer frente a numerosos pleitos en los tribunales instados por sus ex socios en su etapa como copropietario de la Policlínica Miramar de Palma.

Dalmau, según fuentes próximas a su entorno, era el aficionado "número uno" del Mallorca, club al que ha dedicado muchos años de su vida y con el que se sentía plenamente identificado.