No creas que tus zapatillas de correr son para siempre. La calidad de amortiguación va disminuyendo con los kilómetros de uso y el material de la suela se ve afectado por la radiación UV de la luz solar. Piensa en un máximo de 500 a 600 km por cada par si quieres gozar de toda la protección de sus sistemas de amortiguación.

 Adquiere la costumbre de tomarte las pulsaciones cada mañana, en la cama antes de levantarte. Si ves que son un 5% superiores a la media, haz una sesión de entrenamiento suave, y si son un 10% superiores, es porque te estás sobreentrenando: mejor tómate el día libre.