Del Bosque
Del Bosque, en rueda de prensa. EFE

El técnico de la selección española de fútbol, Vicente Del Bosque, confía en que la "intensidad y la tensión" que se están viviendo en los enfrentamientos entre el Real Madrid y el Barcelona, "no trascienda y afecte al grupo", en alusión al número de componentes de ambos equipos que pertenecen al combinado nacional.

El técnico también destacó como "un lujo" el hecho de que se vayan a vivir cuatro "clásicos", lo que, a su juicio, "es todo un atracón" aunque "es una suerte ver el enfrentamiento entre dos de los mejores equipos de Europa, no por su historia, sino por su momento actual".

Sin ver un favorito claro en la semifinal de la Liga de Campeones, el seleccionador español entiende que, tras dejar encarrilado el título liguero el Barcelona y lograr la Copa del Rey el Real Madrid "repartiéndose los enfrentamientos domésticos", ahora queda en juego "la supremacía en el continente europeo", por lo que ha deseado suerte al finalista "porque será la mejor publicidad para un fútbol español que está de moda".

Sobre los próximos compromisos internacionales de la selección, Vicente Del Bosque cree que el haber conquistado el título mundial en Sudáfrica conlleva "una mayor responsabilidad", por lo que espera que, de cara al futuro inmediato "se busquen nuevos retos, sin regodearse en el recuerdo ni en el éxito, porque el título mundial obliga a mucho".

Del Bosque ha hecho estas declaraciones en la comparecencia ante los medios de comunicación en el Hostal San Marcos de León, previamente a la presentación del libro "¿Qué fue de Joaquín Heredia?", del autor leonés José Luis Gavilanes, donde se relata la historia del que fuera seleccionador español en 1923 y que fue asesinado el 21 de noviembre de 1936, en plena guerra civil.