Se mantiene la final de la Libertadores en Chile pese a los disturbios por la subida del billete de metro

  • La Conmebol ratifica su decisión de mantener la sede del encuentro.
El trofeo de la Copa Libertadores, bajo una lluvia de confeti.
El trofeo de la Copa Libertadores, bajo una lluvia de confeti.
EFE

La final de la Copa Libertadores se disputará en Santiago de Chile, tal y como estaba previsto, pese a los disturbios violentos que azotan el país por las portestas ciudadanas contra la desigualdad. Así lo decidió la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), que ratificó su decisión de mantener la sede del encuentro.

Esta será la primera final a partido único de la historia de la competición, que se desarrollará en el Estadio Nacional de la capital chilena.

Los finalistas que se medirán el próximo 23 de noviembre no se conocerán hasta la disputa esta semana de los partidos de vuelta de semifinales, que enfrentan a River Plate con Boca Juniors y al Gremio, con el Flamengo.

La Conmebol reconoció que priorizará "seguridad de los clubes, jugadores, hinchadas y medios de comunicación acreditados, para que el único protagonista sea el fútbol sudamericano", para lo que se encuentra "en permanente contacto con las autoridades y todos los entes relacionados con la realización del espectáculo de la final única en Santiago de Chile".

Los disturbios han provocado tres víctimas mortales en Chile y 32 personas han sido hospitalizadas en la Región Metropolitana, mientras que 208 personas fueron atendidas por distintos grados de lesiones, según informa el Ministerio de Salud chileno.

Las protestas se iniciaron el pasado lunes tras la subida del precio del billete del metro de la capital chilena y aumentaron hasta que el viernes el Gobierno declaró el estado de emergencia en la ciudad.

En vista de los incidentes desarrollados en Santiago de Chile, el presidente del país, Sebastián Piñera, anunció la suspensión del incremento de los precios de los billetes de metro.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento