La fecha oficial del comienzo de la ACB es el sábado, pero el conflicto entre la Asociación de clubes (ACB), la Federación Española (FEB) y la Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP), debido a los jugadores asimilados –extracomunitarios que juegan como comunitarios– hace peligrar su arranque. El desencadenante ha sido la intención de la ACB y el TAU de incluir al estadounidense William McDonald como asimilado en virtud de su matrimonio con una española. La FEB y la ABP han puesto el caso en manos del Consejo Superior de Deportes y amenazan con la huelga.