El TAS levantó la sanción de por vida que pesaba sobre 28 deportistas rusos a raíz de los Juegos Olímpicos de Sochi 2014. Tras conocer este veredicto, el Comité Olímpico Ruso solicitó que 15 de ellos, 13 todavía en activo y 2 que actualmente ejercen como técnicos, fueran invitados a Pyeongchang 2018, pero el COI ha denegado la petición.

"Tras el análisis detallado realizado por el comité, sus miembros observaron que había elementos adicionales y/o evidencia, que no podían ser considerados por la Comisión Oswald del COI porque no estaba disponibles, que levantaron sospechas sobre la integridad de estos atletas", argumentó el COI en un comunicado, añadiendo que los expertos han "recomendado unánimemente no extender una invitación" a los 15 involucrados.

El presidente de la máxima institución olímpica, Thomas Bach, ya había denunciado que el veredicto del TAS la pareció "extremadamente decepcionante y sorprendente", pidiendo un cambio estructural interno en el TAS para permitirle "administrar mejor la calidad y la consistencia de su jurisdicción".