Los coches de Indianápolis llenarán sus depósitos con palomitas

  • Utilizarán el combustible ecológico etanol.
  • Los gases de la gasolina serán sustituidos por el dulce olor del maíz.
  • Los coches pesarán menos y alcanzarán los 350 km/h.
  • Los ecogolistas tienen sus dudas.
Uno de los monoplazas en Indianápolis (Reuters)
Uno de los monoplazas en Indianápolis (Reuters)
Reuters
Los bólidos que acelerarán mañana de 0 a 160 kilómetros por hora en los tres primeros segundos de la carrera Indianápolis 500olerán a palomitas de maíz, pues
por primera vez usarán el etanol como único combustible.

Los organizadores de la carrera, es uno de los acontecimientos deportivos más vistos por televisión en el mundo, se han sumado al carro del movimiento en favor del medio ambiente.

Puede parecer paradójico, pues en las gradas de Speedway (Indiana) lo que tienen en común los más de 200.000 espectadores es su fascinación por la velocidad, y no precisamente su preocupación por los litros consumidos por kilómetro rodado.

No obstante, los artífices de este cambio, adoptado tras más de dos años de pruebas, creen que convencerán al público de las virtudes del etanol, que en EEUU se destila del maíz.

"Los automóviles corren más y es más saludable para el piloto y el medio ambiente", dijo Tom Slunecka, del Consejo para la Promoción e Información sobre el Etanol.

Cuatro décadas de metanol

Durante cuatro décadas los automóviles que han competido en ese campeonato, bautizado en honor de la venerable Indianápolis 500, usaron metanol como combustible porque daba más fuerza a sus motores.

El año pasado ya introdujeron un 10 por ciento de etanol en los tanques y, gracias a algunos cambios en el motor, este año el elixir del maíz de Iowa, Illinois y la propia Indiana moverá en solitario los ocho pistones de los vehículos.

Cambios

Los espectadores notarán algunos cambios en la carrera. El depósito de los automóviles se ha reducido de 113 a 83 litros, porque el etanol es más eficiente que el metanol, así que las paradas para repostar serán más cortas.

Además, con menos peso los vehículos volarán por encima de los 350 kilómetros por hora. Eso no aumentará el peligro, según Slunecka, sino que dará más equilibrio a las máquinas, pues habrá menos diferencia entre su masa cuando ruedan con el tanque lleno y cuando está vacío.

Además, los aficionados ya no sentirán el olor áspero que se pega a la garganta del metanol, que es altamente tóxico y supone un peligro para los conductores.

En su lugar, el viento les traerá la esencia ligeramente dulce del etanol, que hace recordar a las palomitas de maíz, un hecho que sin duda será explotado por los vendedores ambulantes en las gradas.

Los ecologistas siguen teniendo reservas

Las organizaciones ecologistas deberían estar dando saltos de alegría por haber convencido hasta a los más alérgicos a una bicicleta de las virtudes de lo verde, pero en realidad tienen sus reservas.

"Es una buena noticia que la Indy 500 use etanol, pero es importante saber de dónde viene", afirmó Deron Lovaas, encargado de los temas de vehículos del Consejo de defensa de los recursos naturales.

"Es importante saber de dónde viene el etanol", Deron Lovaas, Consejo de defensa de los recursos naturales

Lovaas explicó que en EEUU parte del etanol se destila en plantas a base de carbón, uno de los carburantes más sucios, por lo que el proceso total de extracción y uso del alcohol del maíz apenas emite menos dióxido de carbono que la gasolina.

Además, el cultivo de maíz requiere fertilizantes y pesticidas que frecuentemente acaban contaminando las reservas hídricas, y reduce la tierra disponible para plantar alimentos.

Por ello, su organización promueve la inversión en el desarrollo del etanol de celulosa, que se extrae de hierba, paja o cualquier otra materia vegetal, pero cuya destilación es aún cara y experimental.

Oídos sordos de la NASCAR

Pese a sus objeciones, Lovaas alabó la actitud de la Fórmula Indy, en comparación con la posición del campeonato NASCAR, cuyos vehículos hasta este año aún usaban gasolina con plomo.

"El etanol pondría en peligro a los pilotos", Brian France, director de la NASCAR

Dos senadores de estados productores de etanol han enviado esta semana una carta al director de NASCAR, Brian France, para que siga el ejemplo de la Indy. Lo mismo le ha recomendado públicamente el gigante automovilístico General Motors.

Por ahora la organización ha hecho oídos sordos. Argumenta que la combustión del etanol es más rápida que la de la gasolina, por lo que requeriría un tanque mayor o paradas más frecuentes para repostar, lo que elevaría el riesgo para los pilotos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento