Kim Clijsters, de invitada a ganadora del US Open

  • Ha ganado esta madrugada a la danesa Caroline Wozniacki (7-5 y 6-3).
  • Es la primera tenista que sin ser cabeza de serie logra el título del Abierto de Estados Unidos en la Era Open.
  • Lo ha conseguido unos meses después de volver al tenis profesional.
La tenista belga Kim Clijsters posa con el trofeo del US OPen en compañía de su marido, Brian Lynch, y su hija Jada.
La tenista belga Kim Clijsters posa con el trofeo del US OPen en compañía de su marido, Brian Lynch, y su hija Jada.
EFE

Hace dos años, carente de alicientes, la tenista belga Kim Clijsters abandonó la competición para casarse, tener una hija, y replantearse la vida. Hace unos meses decidió volver al tenis profesional y lo hizo, de manera oficial, a lo grande, ganando esta madrugada el US Open a la danesa Caroline Wozniacki (7-5 y 6-3).

Clijsters, la primera tenista que sin ser cabeza de serie logra el título del Abierto de Estados Unidos en la Era Open, la segunda, incluida el torneo masculino junto el estadounidense André Agassi en 1994. Más allá que Venus Williams, que alcanzó la final en 1997 o la australiana Kerry Melville en 1972.

La vuelta de la belga fue una decisión meditada, y este año se lo planteaba como una toma de contacto para tantear el nivel en el que se encontraba el circuito. Tras probar en los torneos de Cincinnati y Toronto, con victorias meritorias ante las rusas Svetlana Kuznetsova y Victoria Azarenka, afrontó como invitada su participación en el Abierto de Estados Unidos.

No ha desperdiciado la 'wild card' la belga, alumbrada por la presencia en la grada de su hija Jada, de año y medio. Acumula Clijsters catorce victorias seguidas en Flushing Meadows, una pista en la que no participaba desde que ganó en el 2005 el único título que resplandecía en su palmarés.

Pero poco a poco Clijsters ha ampliado sus perspectivas. Una tras otra ha tumbado a jugadoras como la ucraniana Vikoriya Kutuzova, la francesa Marion Bartoli, su compatriota Kristen Flipkens y, especialmente, la estadounidense Venus Williams y la china Na Li. Pero sobre todo, a la vigente campeona, Serena, a la que ventiló en dos sets.

Celebración en familia

Tras recibir el trofeo, Clijsters lo levantó acompañada de su familia: su marido, el baloncestista Brian Lynch, y su hija Jada. Y entre sus primeras declaraciones dijo que un triunfo no entraba en sus planes: "Este no era el plan que me había marcado. Había vuelto para ver como iban las cosas, para recuperar sensaciones. Gracias a la USTA (Federación de Tenis de Estados Unidos) por darme la oportunidad de jugar y por fin defender mi título ganado en el 2005", pero no habló de volver a la competición.

"Me ha ayudado mucho el hecho de que estuviera la niña aquí. Ahora quiero volver a casa y recuperar la rutina de una familia normal. La niña se ha divertido mucho en Nueva York y eso es lo que queríamos, que la rutina de la competición no pudiera influir en ella. Se ha divertido y a mí me ha ayudado en mantenerme centrada en el tenis y quitarme de la locura y la vorágine del circuito", dijo la tenista de Bilzen.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento