Óscar Pereiro
Óscar Pereiro, con el maillot amarillo del Tour en una de las etapas. (Archivo)

20 Minutos ha podido comprobar en la propia casa de Óscar Pereiro, en Mos (Pontevedra), que el perro del ciclista español se llama Zor, y no Urco.

Este detalle, que puede parecer insignificante, no lo es. Todo lo contrario, es trascendental.

Nunca he tomado ninguna sustancia que no estuviera permitida (Pereiro)

¿Por qué? Porque un blog italiano y el diario Il Giornale relacionan a Pereiro con la Operación Puerto, la red de dopaje que ha salpicado a grandes figuras del pelotón a través del nombre de su perro.

En los papeles de Eufemiano Fuentes, el médico acusado de suministrar sustrancias dopantes a los ciclistas, cada ciclista tenía un código para ser identificado.

Por ejemplo, Jan Ullrich tenía su código; Santi Pérez también (el de Búfalo) y así todos los demás.

En el caso de Oscar Pereiro, el presunto código era Urco, el supuesto nombre de su perro y esa es la pista que usan el blog y el medio italiano para relacionar al corredor gallego con la Operación Puerto.

Pero Pereiro no tiene ningún perro llamado Urco. Su perro se llama Zor, por lo que es imposible que el ciclista gallego aparezca en la lista de Eufemiano Fuentes.

Mientras, el ciclista se defiende: "Nunca he tomado ninguna sustancia que no estuviera permitida".

La historia de Zor

Óscar Pereiro mostró el viernes a un redactor de 20 Minutos la cartilla veterinaria de su perro, en el que figura el nombre del animal, que es Zor, y es así desde el año 2000 (justo después de los Juegos Olímpicos de Sydney).

El nombre obedece a que Ian Thorpe brilló con luz propia en aquellos juegos y, en su honor, le puso su nombre a la mascota. El problema es que el veterinario lo escribió como suena: Zor.

Pereiro -aconsejado por sus abogados- tiene la intención de denunciar en los próximos días al blog y al periódico italiano en los juzgados.