Kallio vence ante la mala suerte de Bautista

Bautista, en el circuito de Shanghai.
Bautista, en el circuito de Shanghai.

El finlandés Mika Kallio (KTM) se adjudicó su segunda victoria de la temporada en el Gran Premio de China de 250 c.c. que se disputó en Shanghai y tras aprovecharse de la caída que sufrió el español Alvaro Bautista (Aprilia), hasta más o menos el ecuador de la carrera, líder de la misma.

Como ya sucediese en los 125 c.c., la lluvia se iba a erigir en protagonista inicial de la prueba, al dejar el asfalto completamente mojado, por lo que todos los pilotos optaron por montar neumáticos de agua, pero esa fue una decisión que acabó dando no pocos problemas a todos los participantes, que en las últimas vueltas se las vieron y desearon con unas gomas muy degradadas por las altas temperaturas con las que acabaron rodando con este tipo compuestos.

Inicialmente el más rápido fue Héctor Barberá (Aprilia), que ya había ganado en China en el año 2006, pero tras su rueda se colocó el italiano Marco Simoncelli (Gilera), quien junto al de Dos Aguas había sido de los más rápidos en los entrenamientos libres matinales disputados bajo la lluvia.

En la segunda vuelta fue cuando Alvaro Bautista se colocó al frente de la carrera con Marco Simoncelli y Héctor Barberá a continuación y ese fue el momento en el que el piloto de Talavera de la Reina intentó cambiar el ritmo para marcharse de sus rivales pero Barberá estuvo muy atento y se marchó tras él, abriendo ambos un pequeño hueco frente a sus perseguidores, pero todavía tenían que suceder muchos imprevistos.

Barberá eligió una puesta a punto completamente de agua -suspensiones más blandas-, que pasado el ecuador de la prueba y con la pista mucho más seca ya no era lo más apropiado.

Bautista, al suelo 

Distintos, aunque por semejantes motivos, fueron los problemas de Alvaro Bautista, quien se fue por los suelos cuando era líder y según él mismo explicó tras la carrera no había ningún motivo para ello, pues marcó más o menos los mismos registros y trayectorias en todo momento pero "el agua es una lotería" y al él le tocó perder.

Bautista aún pudo regresar a la pista con la moto algo tocada y continuar en carrera para sumar unos puntos que, al final, pueden ser muy importantes. Acabó duodécimo.

Así, con Bautista y Barberá por detrás, el finlandés Mika Kallio, que iba cómodo en la tercera posición, se encontró al frente de la carrera y no hizo más que controlar la situación y no cometer errores para sumar una segunda victoria que le consolida aún más al frente de la tabla del mundial por puntos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento