Messi en el Chelsea - Barça
Leo Messi presionado por César Azpilicueta y Cesc Fábregas en el Chelsea - Barça. EFE

El Barça arrancó un empate de Stamford Bridge (1-1) que encarrila su pase a los cuartos de final de la Liga de Campeones, aunque la ventaja es mínima y deberá sellar el pase el próximo 14 de marzo en el Camp Nou.

Ernesto Valverde repitió anoche el once que ganó la pasada jornada de Liga en Eibar: un 4-4-2 con Paulinho como cuarto centrocampista junto a Iniesta, Rakitic y Busquets, con Luis Suárez y Leo Messi en punta de ataque. En el Chelsea, Morata empezó en el banquillo, pero Antonio Conte salió con una delantera solvente formada por Hazard, Willian y Pedrito.

El partido empezó con mucho respeto por parte de los dos equipos, aunque fue el Chelsea el primero en probar fortuna con un disparo lejano de Hazard que se marchó ligeramente alto. El Barça, con más dominio del balón pero un juego demasiado pausado, respondió al cuarto de hora cuando Messi metió un balón al área para Paulinho, que en una posición inmejorable cabeceó desviado.

Siguió el Barça tocando y moviendo el balón, sin prisas, hasta que Iniesta fabricó la siguiente ocasión con un gran pase horizontal en el área, que Messi no llegó a rematar por muy poco.

El Chelsea renunció pronto a disputarle el balón al Barça y asumió que sus opciones pasaban por el contragolpe. En uno de ellos, Willian forzó la amarilla de Rakitic y sacó una falta cerca del área que Marcos Alonso mandó a las manos de Ter Stegen. Fue un aviso porque el brasileño estrelló poco después un misil contra el palo del portero azulgrana. El Chelsea había cedido el balón, pero estaba muy vivo. Y por si alguien tenía dudas, Willian volvió a dejar temblando el poste de Ter Stegen con otro trallazo lejano.

En la segunda mitad apareció Luis Suárez, desapercibido en el primer tiempo, para marcarse una buena jugada personal en los primeros minutos, aunque no la pudo culminar ante Courtois.

El Chelsea estaba bien plantado sobre el césped y sus defensas apenas concedían facilidades a los delanteros del Barça, especialmente a Messi, casi siempre marcado por dos jugadores blues. El equipo de Valverde tenía el balón, pero también muchas dificultades para poner en aprietos al exportero del Atlético. El Chelsea no sufría demasiado atrás y golpeó al Barça en el minuto 62 con otro cañonazo de Willian, sin duda el mejor de su equipo. El brasileño ya había se había encontrado dos veces con el poste y a la tercera no perdonó.

Después del gol, Valverde buscó recursos en el banquillo y metió a Aleix Vidal por Paulinho, aunque fue Iniesta quien propició el empate del Barça a un cuarto de hora del final. El manchego aprovechó un mal pase en defensa de Christensen para robar el balón, se internó en el área y se lo entregó a Messi para que el argentino lo colocara lejos del alcance de Courtois. Primer gol deLeo contra el conjunto londinense después de nueve enfrentamientos, un tanto que enmudeció a la grada y que frenó la entrada en el campo de Dembélé, que llevaba varios minutos calentando en la banda.

Quien sí movió el banquillo fue Conte, que dio entrada a Morata y Drinkwater para jugar los últimos minutos, pero aunque el Chelsea dio un paso al frente el Barça no pudo volver a hacer daño al Barça.

- Ficha técnica:

1 - Chelsea: Courtois; Azpilicueta, Christensen, Rüdiger; Moses, Kanté, Fàbregas (Drinkwater, m.84), Marcos Alonso; Willian, Pedro (Morata, m.82) y Hazard.

1 - Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Busquets, Rakitic, Iniesta (André Gomes, m.91), Paulinho (Aleix Vidal, m.63); Messi y Suárez.

Goles: 1-0, m.62: Willian. 1-1, m.75: Messi.

Árbitro: Cüneyt Çakir (TUR). Amonestó a Rüdiger (m.80) y Morata (m.86), del Chelsea; y a Rakitic (m.29), Suárez (m.76) y Busquets (m.90), del Barcelona.

Incidencias: partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, disputado en el estadio de Stamford Brdige (Londres), ante 37.741 espectadores.