Cesc Fábregas
Cesc Fábregas sonríe durante el entrenamiento. (Reuters)

Cesc Fábregas ya está recuperado de la lesión muscular que le impidió disputar los tres últimos encuentros con el Arsenal. Tras el último entrenamiento de la selección española en Las Rozas (Madrid), afirmó que se sentía "perfecto".

"En los últimos días, me he ido sintiendo mucho mejor y no he tenido ninguna molestia en el entrenamiento. Me he sentido perfecto", reconoció cuando se dirigía a la zona residencial de La Ciudad del Fútbol.

Si el seleccionador decide ponerme estoy bien para jugar

Cesc está en plenitud de condiciones físicas, superó las pruebas médicas y en el campo fue uno más del grupo de Luis Aragonés, quien sigue
sin dar pistas sobre el once que sacará el sábado en amistoso ante Perú durante el entrenamiento bajo la lluvia y un clima frío, impropio de finales de mayo. También Iniesta está bien.

"Me encuentro bien para jugar ante Perú. Si el seleccionador decide ponerme estoy bien para jugar", reconoció.

El segundo día de concentración de la selección pasó entre actos publicitarios, reencuentros con la generación de futbolistas españoles campeones de la Eurocopa de 1964, controles médicos y anti dopajes, las 52 peticiones de entrevistas que tiene Fernando Torres y, sobre todo, balón. Mucho balón.

Es la forma de contentar de Luis Aragonés a sus jugadores, que ya estaban ansiosos por comenzar a entrenar. Alguno no aguantó y por la mañana necesitaba salir a correr (Senna, Iniesta o De la Red). Otros mataron las horas como pudieron hasta el deseado primer entrenamiento.