Los deportistas saltan sobre estos trineos de metal, apoyan el estómago, y se deslizan con la barbilla a unos centímetros del hielo.