El año pasado Alberto Contador no pudo disputar el Tour de Francia cuando la organización de la carrera impidió la participación de todos los ciclistas que aparecían en el sumario de la operación Puerto.

Su equipo, en esos momentos el Astana-Würth, no reunió al mínimo de corredores para partir en la prueba, ya que en su alineación había varios ciclistas vinculados con la investigación. Contador, que no estaba entre ellos, tuvo que volver a casa.

En esos días extraños, el de Pinto hizo pública una carta donde expuso su concepción de la bicicleta, del ciclismo. "Cuando veo mi nombre sobre el asfalto siempre hay una pedalada más, porque corréis a mi lado para empujarme a ganar", señala el corredor en su web. Podría ser un buen resumen de su carácter ganador.

Reproducimos, por su interés, la "carta abierta" remitida por Alberto Contador a los medios de comunicación en julio del año pasado:

"Queridos seguidores y queridos aficionados al ciclismo:

Hace dos años me apoyasteis en una experiencia durísima, cuando en la Vuelta a Asturias peligraba mi vida personal y profesional. Más recientemente, el pasado año, compartí con vosotros la realidad de mi recuperación y el disfrute de los triunfos conseguidos en 2005.

Por todo ello y porque me animasteis con vuestros gritos o al ver mi nombre en la carretera, infundiéndome las fuerzas necesarias para subir ese último y durísimo puerto, me siento en la obligación de compartir esto que me ha tocado vivir y deciros cómo me siento.

Por casualidad del destino me aficioné a la práctica del ciclismo e hice mi elección: sacrificio, esfuerzo, sufrimiento y renuncia a vivencias de mi juventud, a cambio de hacer algo con lo que disfruto y me siento privilegiado y orgulloso: llegar a ser ciclista profesional.

Y porque es algo con lo que disfruto y porque he comprobado que no hay nada más satisfactorio que el fruto del esfuerzo y el trabajo, deseo deciros que en estos momentos me siento triste, desilusionado, impotente y no se cuantos calificativos más, que por innumerables que fueran serían incapaces de haceros imaginar mi estado de ánimo.

Soy una persona que piensa, y la vida me lo ha demostrado, que las experiencias que a primera vista nos parecen dañinas y desagradables, siempre pueden aportarnos enseñanzas altamente positivas.

Estoy convencido de que mi vida futura, profesional y personal, estará marcada por lo sucedido estos días, pero trataré de quedarme con lo bueno y seguiré trabajando y esforzándome, con más ahínco aún, si se puede, para haceros disfrutar de un deporte tan hermoso como el ciclismo y del que me atrevo a deciros que sigáis creyendo en él y en mí.

A vosotros, jóvenes que os iniciáis en este deporte, os animo a compartir algo conmigo: haced del ciclismo un deporte admirado por todos. Y porque creo en un deporte limpio y así lo he practicado, pasados algunos años tendremos la compensación por lo sucedido.

Un abrazo.

Alberto Contador"