Tras ganar en cuartos de final con solvencia a la surcoreana Ji Hyung Sung, Marín -número uno del mundo- se impuso este jueves a una rival muy complicada que le ha puesto las cosas difíciles en el segundo set.

Los precedentes favorecían a la jugadora china, que había vencido tres veces a la española y solo fue derrotada en dos ocasiones. No obstante, la valiente onubense se mostró muy segura dominando la red y llevando la iniciativa en muchas facetas del partido.

Li, campeona olímpica en Londres y actual número tres del mundo, estuvo impaciente durante el primer set y no espabiló hasta el segundo cuando -con golpes duros y tensos- pudo ponerse con ventaja en el marcador por primera vez en el encuentro.

Sin embargo, los 'drops' y el juego hacia la zona derecha de la asiática por parte de la onubense se hicieron notar y con el 15-15, el partido cambió. Marín volvió a coger las riendas de las semifinales hasta llegar a ponerse 18-16, no cediendo al estilo de juego de la asiática que intentaba siempre un juego tenso y duro, el cual no beneficiaba a la campeona mundial.

Asimismo, tras un punto duro la jugadora china apoyó mal su rodilla izquierda durante un salto -ya tuvo dos lesiones de cierta gravedad en esa misma rodilla- y tuvo que ser asistida por los médicos del equipo asiático. El partido continuó pero Li ya no puso ningún obstáculo para que la jugadora española consiguiera el pase a la final.

Ahora, la jugadora andaluza espera rival en la final de bádminton femenina acudiendo a la cita sin perder un solo set en ninguno de los cuatro partidos que ha disputado. Su rival saldrá del encuentro entre la japonesa Nozomi Okuhara y la hindú Sindhu Pusarla.