Nadal y Carlos Moyá
Nadal y Carlos Moyá, tras entrenarse juntos. FACEBOOK / ARCHIVO

El nuevo capitán español de Copa Davis, Carlos Moyá, ha explicado que por el momento ha "hablado poco con los jugadores", a los que ha preferido "dar espacio" durante sus primeras semanas en el cargo, ya que "están muy centrados en sus competiciones" y España no debutará en la próxima edición del torneo hasta enero, cuando iniciarán "el reto de traer la Ensaladera de vuelta". 

Es un orgullo, un honor y una satisfacción estar al frente de semejante equipo con tan grandes jugadores

"He hablado poco con los jugadores. Ahora están muy centrados en sus competiciones. Tenemos jugadores luchando por ser el uno del mundo, por ser el tres del mundo, por meterse entre los diez primeros, por meterse en el Masters de Londres en el caso de los dobles. He preferido dejarles espacio, que se concentren en eso y ya habrá tiempo para encontrarme con ellos", explicó Moyá.

El exnúmero uno mundial, nombrado capitán hace dos semanas en sustitución de Álex Corretja, señaló que supone "un orgullo, un honor y una satisfacción estar al frente de semejante equipo con tan grandes jugadores", con los que afrontará "el reto de hacerlo lo mejor posible e intentar traer la Ensaladera de vuelta". "Sé que será difícil, el año no es fácil con varias eliminatorias fuera de casa, pero sobre todo estoy orgulloso de tener a este equipo bajo mis órdenes", subrayó.

Moyá debutará el 31 de enero, con el inicio de la eliminatoria a domicilio frente a Alemania- "Es la única competición oficial por equipos de toda la temporada. El formato es distinto, se juega viernes, sábado y domingo, y eso hace que sea un poco especial, y lo que sientes en Copa Davis es distinto a lo que vas a sentir en cualquier otro torneo, sea Grand Slam o sea Masters 1.000. No digo que sea más importante, pero sí distinto. Tienes el apoyo de todo un país y eso se nota. Si no te puede la presión, creo que te hace dar el 110 por 100", apuntó.

"Gestionar el equipo va a ser lo más importante. Yo ahora voy a ser su entrenador. No les voy a hacer jugar buen tenis o mal tenis, no van a mejorar conmigo, ni mucho menos. De lo que se trata más es de gestionar el equipo y en momentos puntuales dar mi visión de lo que se ve desde fuera y aportar un poco la experiencia que yo he vivido en el pasado", concluyó Moyá.