Guillermo Cañas
Guillermo Cañas,la gran sensación de Cayo Vizcaíno 2007. (Karch Smith / EFE). EFE

El argentino Guillermo Cañas se ha colado en la final del torneo de tenis de Cayo Vizcaíno tras liquidar al croata Ivan Ljubicic, séptimo favorito, por 7-5 y 6-2.

El jugador argentino parece haberse especializado en este torneo de Cayo Vizcaíno en deshacerse de cabezas de serie en cada una de las rondas que ha disputado, para finalizar con un gran triunfo ante el croata Ljubicic, que fue incapaz de frenar el buen juego de Cañas y aprovechar las oportunidades que tuvo de ponerse por delante en el marcador.

Que juegue aquí Cañas es como dar una pistola a un ex presidiario (Ivan Ljubicic)

Guillermo Cañas se deshizo en la segunda ronda del español Juan Carlos Ferrero, decimonoveno favorito, para en la siguiente acabar con las esperanzas del francés Richard Gasquet, decimoquinto. Luego llegaría la apoteosis al derrotar, por segunda vez consecutiva tras haberlo hecho en India Wells, al número uno, el suizo Roger Federer, que comienza a tener pesadillas con el jugador argentino.

Luego llegaría su triunfo ante el español Tommy Robredo , sexto favorito, que se tuvo que rendir ante la eficacia y seguridad de su rival, tal y como el sábado ocurrió con Ljubicic.

Cañas jugará la final ante el serbio Novak Djokovic, que en su semifinal se impuso al británico Andy Murray por 6-1 y 6-0.

Ljubicic, encendidísimo

Tras caer ante el argentino Guillermo Cañas, el croata Ivan Ljubicic se descolgó con unas explosivas declaraciones, en las que manifestó con dureza su contrariedad a que un jugador suspendido por dopaje en el pasado reciba invitaciones para torneos de ATP.

 

Es estúpido. Si haces algo lo pagas, y no necesitas ser sancionado de nuevo (Guillermo Cañas)

"Es como un tipo que acaba de salir de prisión y le pones una pistola en la mano". Lo dijo pensando en Cañas, quien regresó en septiembre al circuito tras 15 meses de suspensión debido a un polémico caso de dopaje. Sin embargo, y aunque el antecedente esté en su currículo, el argentino no sólo no ha recibido una 'wild card' para Miami sino que tuvo que jugar una ronda previa para figurar en el cuadro final.

 

Cañas, enterado de la nueva reglamentación, fue seco y cortante al conocer las palabras de su rival: "Es estúpido. Creo que es estúpido, eso es todo. Si haces algo lo pagas, y no necesitas ser sancionado de nuevo".