El cambio de estrategia arbitral cambió la táctica del Real Madrid. Después de que Turienzo Álvarez, colegiado del  Racing-Real Madrid del sábado, anunciase el lunes su intención de presentar una denuncia por amenazas telefónicas y de que el colectivo arbitral pidiese al Comité de Competición una sanción para Mijatovic, director deportivo madridista, por sus críticas a Turienzo, el Madrid optó por un tono más amable.

Uno por uno, los pilares del equipo blanco tomaron la palabra para suavizar su enfrentamiento con los árbitros tras los errores de Turienzo el sábado. El lunes fue Raúl. «Yo respeto su honestidad», dijo. Y ayer les tocó el turno al propio Mijatovic y a Ramón Calderón. «Quizá me equivoqué cuando dije que había visto cosas raras en el arbitraje.

No fue el término adecuado». No obstante, Mijatovic insistió en que «no me arrepiento de lo que dije porque no fue nada del otro mundo. Sólo expresé mi malestar».

Mucho más rotundo fue el presidente Calderón: «He dicho muchas veces que me parece un milagro que acierten tanto teniendo que decidir en décimas de segundos. El Real Madrid siempre ha apoyado a los árbitros y así lo seguirá haciendo».

¿Debe ser sancionado Pedja Mijatovic por sus declaraciones?

vota en...

www.20minutos.es

Mijatovic no evita el expediente

El Comité de Competición no tuvo en cuenta el cambio de tono del Madrid y decidió abrir un expediente informativo al director deportivo blanco, Pedja Mijatovic, y al técnico del Valencia, Quique Flores, por sus críticas a los árbitros Turienzo Álvarez y Mejuto González (en el Athletic-Valencia de hace dos semanas). Ahora, Competición tendrá cinco días para decidir si finalmente sanciona a ambos o archiva el caso.