David Cal, tras ganar el oro en los 500 metros
David Cal, tras ganar el oro en los 500 metros (EFE). FRANZ-PETER TSCHAUNER / EFF

David Cal consiguió este domingo su segunda medalla en el campeonato del mundo de piragüismo que se celebran en Duisburgo (Alemania).

El español se llevó la medalla de oro en los 500 metros para embarcaciones C-1 lo que le permite sumar su segundo metal, tras la medalla de bronce lograda en los 1.000 metros.

El oro de David Cal se convierte en la medalla número 45 para los españoles en unos Mundiales de Piragüismo.

En esta ocasión, el piragüista gallego logró el triunfo con un tiempo de 1:47:187, después de dominar de principio a fin una carrera en la que no perdió el liderato en ningún momento.

Por detrás de él, la medalla de plata recayó en el alemán Andreas Dittmer, mientras que el bronce fue a manos del chino Wenjun Yang.

El viento le perjudica 

El campeón español celebró su carrera, gracias a la inexistencia del viento. "Fue una buena carrera", explicó, porque la carrera fue "mucho más rápida", ya que, a juicio de Cal, él va "mucho mejor" cuando la competición se desarrolla con registros más bajos y "sin viento o con él a favor", ya que apunta que cuando la carrera va más lenta "se cuela más gente".

Cal indicó que cuando llegó a la meta: "Intenté respirar todo lo que pude porque iba muerto", y agregó que durante la carrera se "motivaba" al pensar que los rivales le estaban dando alcance.

Otros españoles

Con anterioridad, en la prueba que abrió la jornada, los 200 metros sobre K-1, Ekaitz Saies, que se metió en la final de manera brillante imponiéndose en su semifinal, tuvo que contentarse con la séptima posición.

Finalmente, en la tercera serie con participación española en liza, el equipo nacional de K-2 sobre 500 metros, formado por Francisco Llera y Damián Vindel, sólo pudo terminar en octava posición por lo que se queda sin plaza para los Juegos Olímpicos de Pekín, a la espera de lograr dicho billete en la última oportunidad, los Europeos del próximo año.