Gasol y Bynum
El jugador de los Lakers Andrew Bynum (i) abraza a su compañero español Pau Gasol (i). EFE

El pívot Andrew Bynum, de Los Ángeles Lakers, confirmó durante la presentación de las nuevas camisetas del equipo que estará aún dos meses de baja antes de reincorporarse a la plantilla y estar disponible para jugar con normalidad.

Si el entrenador de los Lakers, Phil Jackson, había dicho que no iban a poder contar con Bynum en los "tres o cuatro" primeros partidos de la nueva temporada, el pívot titular le corrigió al adelantar que será un poco más de tiempo el que necesite antes de volver.

Bynum, de 23 años, se operó el pasado 28 de julio el menisco de la rodilla derecha y aunque el proceso de recuperación marcha sin ningún tipo de contratiempo al final va a necesitar esperar hasta finales de noviembre antes de llegar a la competición regular.

Sinceramente todavía no me siento recuperado"Sinceramente todavía no me siento recuperado para estar con el equipo en el partido inaugural que vamos a disputar contra los Rockets de Houston el próximo 26 de octubre", declaró Bynum. "Es más realista hablar de finales de noviembre como la fecha de mi vuelta".

La última visita con los médicos, que hizo días antes de la presentación del equipo, recibió un informe en el que le establecieron como mínimo otras cuatro meses más de baja antes que pueda volver a los entrenamientos.

Por su parte, Jackson había explicado que el tipo de operación a la que fue sometido Bynum para corregirle la rotura de ligamento iba a necesitar algo más de tiempos a la hora de recuperarse, pero le ayudaría mucho más en un futuro.

Demasiadas lesiones

La gran interrogante es el historial de lesiones graves que ha sufrido Bynum desde que llegó a la NBA y en especial la temporada del 2007-08. Tampoco le fue bien en la del 2008-09, cuando se perdió 50 partidos con otra rotura del ligamento de la rodilla derecha.

La pasada temporada jugó 65 partidos para conseguir promedios de 15 puntos y 8,3 rebotes en 30,4 minutos por encuentro, pero bajó considerablemente su aportación durante la fase final.

Bynum sólo pudo jugar un promedio de 24,3 minutos por partido y la producción también bajó a 8,6 puntos y 6,9 rebotes.