Ocho aficionados han muerto al romperse una grada de un estadio de fútbol de la ciudad brasileña de Salvador (noreste) durante un partido de fútbol.

Según avanzaron los medios locales, una parte de una tribuna llena de gente del campo Fonte Nova se desprendió y provocó que cayeran 10 aficionados desde una gran altura, equivalente a un edificio de cinco pisos.

Tres hombres y tres mujeres murieron instantáneamente y otros dos en el hospital General del Estado de Bahía, a donde las víctimas fueron trasladas por socorristas.