Miedo. El Real Madrid pasó mucho miedo. Terror, más bien. La visita a Dortmund fue una tortura (2-0) para el equipo blanco, que cuajó una desastrosa primera mitad que casi le cuesta la eliminatoria y solo logró la clasificación gracias al desacierto de los alemanes tras el descanso. El billete para las semifinales de la Champions nunca tuvo un sabor tan amargo.

La primera parte del partido fue lo peor de la temporada del MadridLos madridistas jugaron desde el primer momento con el marcador. El 3-0 de la ida era aval suficiente para salir a Dortmund a jugar con tranquilidad y esperar la oportunidad adecuada para marcar un gol y rematar la eliminatoria, y a ello se dedicó en el inicio un Madrid sosegado en exceso.

Y la ocasión de sentenciar llegó. Penalti por mano en el área y Di María erró el lanzamiento. Lo más extraño de la situación fue que no lo tirara Xabi Alonso, especialista en ausencia de Cristiano, que finalmente no jugó por su lesión.

El equipo se puso extrañamente nervioso y las pérdidas de balón se sucedieron. Xabi, Modric y especialmente Illarra fallaron un pase trás de otro, provocando peligrosas contras de los alemanes. Mkhitaryan avisó primero, pero el primer gol llegó de un regalo de Pepe, que cedió mal de cabeza a Casillas, lo que no desaprovechó Reus.

Los nervios atenazaron a los blancos, y las pérdidas de balón se acrecentaron aún más si cabe. Y una de Illarra costó el segundo tanto. Contragolpe, disparo de Lewandowski al palo y nuevamente Reus fusiló la red de Casillas.

Los últimos diez minutos de la primera parte fueron un drama para el Real Madrid. Incapaces de dar dos pases seguidos, el equipo se vio superado por su rival y con la moral muy tocada. Lo mejor, que no llegó el tercer gol.

Tras el descanso, Ancelotti movió ficha. Isco entro por Illarramendi y su presencia, unido a un cambio de actitud, igualó el partido. El Madrid tocó más y mejor y asomó con peligro a la portería alemana, pero Bale no tuvo suerte en dos buenas jugadas y Benzema estuvo lento en un mano a mano.

El partido y la eliminatoria estaban en el aire, un gol alemán forzaba la prórroga mientras una blanco sentenciaba. Y con media hora por delante, el Dortmund cogió definitivamente el mando del partido. Las más claras, sin duda, las de Mkhytarian, pero el armenio falló primero a puerta vacía y después se encontró con un Casillas providencial.

Ancelotti tiró de Casemiro ante el desorden en la medular, y el Madrid lo fio todo a aguantar el resultado, agonizando en su área ante las embestidas del ogro alemán, con el recuerdo de la eliminación de la temporada pasada y la sombra del ridículo en caso de remontada. El gol del Dortmund no llegó, y la clasificación más triste de los blancos se consumó.

Ficha técnica:

2 - Borussia Dortmund: Weidenfeller, Piszczek (Aubameyang, m.81), Friedrich, Hummels, Durm; Jojic, Kirch; Grosskreutz, Mhkitaryan, Reus; Lewandowski.

0 - Real Madrid: Casillas; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Coentrao; Illarramendi (Isco, m.46), Xabi Alonso, Modric; Di Maria (Casemiro, m.73), Bale y Benzema (Varane, m.90).

Goles: 1-0, m.26: Reus. 2-0, m.37: Reus.

Arbitro: Damir Skomina (Eslovenia). Amonestó a Reus y  Aubameyang por el Dortmund; y a Ramos, Xabi Alonso, Carvajal, Casemiro y Benzema por el Real Madrid.

Incidencias: partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones, disputado el Signal Iduma Park de Dortmund ante unos 65.829 espectadores.