El delantero francés del Real Madrid, Karim Benzema, fue pillado a 216 kilómetros por hora en la madrugada del domingo 3 de febrero en la M-40 en una zona de velocidad limitada a 100 km/h, según informa el diario El País.

El juicio, que se debía haber celebrado este martes 26 de febrero, fue aplazado debido a que el jugador alegó que ese día su equipo jugaba un importante partido (la vuelta de las semifinales de Copa ante el Barça).

Benzema, que conducía un Audi, fue 'cazado' a la altura de la Finca de La Moraleja unas horas después de jugar el partido de Liga del Real Madrid en Granada.

Además, el radar también detectó otro vehículo, un Porsche alquilado con la modalidad de 'renting' por el Real Madrid, que circulaba a 260 kilómetros por hora. La identidad del contuctor se desconoce por el momento.