Daniele Bennati y Alessandro Petacchi
Daniele Bennati (izqda) se impone en la línea de llegada a su compatriota Alessandro Petacchi. (MANUEL BRUQUE / EFE) EFE

El ruso Denis Menchov (Rabobank) firmó su segunda Vuelta ciclista a España junto a La Cibeles, símbolo de Madrid que aplaudió al más fuerte y poderoso de la 62 edición de la Vuelta, quien finalizó escoltado en el podio por los españoles Carlos Sastre y Samuel Sánchez dentro de una jornada festiva en la que tuvo el honor de ganar al esprint el italiano Daniele Bennati, del Lampre, que firmó su tercer triunfo parcial.

Junto a la diosa, Menchov, de 29 años, empezó a disfrutar de la victoria más importante desde su debut profesional en 2000, junto a su familia y sus compañeros, como debe ser. Un galardón de oro que mereció tras demostrar ser el mejor a lo largo de 3.200 kilómetros de carretera, y que no llegó vía despacho como sucedió hace dos años.

Menchov, acompañado en el podio por Sastre (CSC) y Samuel Sánchez (Euskaltel), segundo y tercero respectivamente, escuchó el himno de su país interpretado por la banda de la Guardia Real y vio caer desde el cielo la bandera rusa, junto a la española, portada por hábiles paracaidistas. Una ceremonia que compensó la entrega a destiempo de su primer maillot oro, con una año de retraso.

La Vuelta terminó sin escándalos de dopaje, algo casi insólito en el ciclismo actual, aunque el tema ha sobrevolado "gracias" a la interpretación de la UCI de la Operación puerto, empeñada en evitar que Alejandro Valverde no corra el Mundial. El tema de moda dio paso a la ruptura del Tour, Giro y Vuelta con la UCI y el Pro Tour, lo que sitúa al ciclismo en época de serios cambios.