Beatriz Ferrer-Salat
Beatriz Ferrer-Salat, en una imagen de archivo. ARCHIVO

La amazona Beatriz Ferrer-Salat ha decidido retirar de la competición olímpica de Londres a su caballo 'Delgado' dos horas antes de que se cumpliera el tiempo límite, según informa en un comunicado la Real Federación Hípica Española (RFHE).

Se deberían haber agotado todos los plazos para continuar el tratamiento aplicado

La retirada de Delgado se debe a una lesión en una de sus manos, si bien la Federación considera que "se deberían haber agotado todos los plazos para continuar el tratamiento aplicado por el equipo veterinario".

Beatriz Ferrer-Salat, doble medallista de doma en Atenas 2004, también retiró a última hora en los pasados Juegos de Pekín 2008 el caballo, Fabergé, con el que iba a competir.

Según el comunicado de la RFHE, Delgado se había resentido en el reciente concurso de Aquisgrán, motivo por el que no había salido a pista el último día.

"Tras la correspondiente revisión por el equipo veterinario, se le aplicó un herraje corrector que le ha permitido proteger la mano aliviando la presión sobre palma, aligerar el peso y disminuir la vibración sobre la mano calzándole con herraduras de aluminio, consiguiendo una notable mejoría, y albergar esperanzas de que, en las 48 horas que quedan antes de iniciar la inspección veterinaria, la recuperación se completase", señala la misiva.

Decisión tomada por la propietaria

La Federación puntualiza que la decisión tomada por la propietaria "se enmarca en la autonomía que esta amazona ha disfrutado en cuanto a la planificación, elección de entrenador y calendario de competiciones y, por consiguiente, al margen de la opinión de la RFHE".

La decisión adecuada hubiera sido la de agotar hasta el último momento la posibilidad de competir

En ese sentido la Federación considera que "esta decisión debería haberse tomado una vez se hubieran agotado todos plazos y recursos, esto es hasta la inspección veterinaria, para dar la oportunidad de continuar el tratamiento aplicado por el equipo veterinario, herradores y fisioterapeutas como lo han venido haciendo de forma intensiva en las últimas semanas y durante toda la temporada con el resto de los caballos del equipo".

La RFHE reconoce que en "ningún caso se justifica competir con un caballo que no esté en condiciones óptimas de salud", pero sostiene que la "decisión adecuada hubiera sido la de agotar hasta el último momento la posibilidad de competir".

"No se censura ni critica la decisión, sino el que no se haya tomado sin agotar todas las posibilidades en beneficio de la hípica y del deporte español", finaliza la nota.