El ciclista italiano Ivan Basso se presentó espontáneamente ante la fiscalía del Comité Olímpico Italiano (CONI) y admitió su propia responsabilidad en la Operación Puerto (trama de dopaje investigada en España), según comunicó el organismo deportivo.

Según un comunicado del CONI, el ciclista, que hace unos días rescindió su contrato con el equipo Discovery Channel, fue interrogado y "admitió su propia responsabilidad", y "ha dado su plena colaboración para aclarar los hechos en los que está implicado".

Hace algunos días, tanto la Fiscalía Antidopaje del Comité Nacional Olímpico Italiano (CONI) como la magistratura italiana reabrieron el caso sobre el dopaje de Basso y solicitaron poder efectuar el test del ADN sobre las bolsas de sangre, y que aún están en poder de la fiscalía española por la "Operación Puerto".

Por ello, durante la mañana de este lunes, el abogado del ciclista, Massimo Martelli, apareció por sorpresa en las oficinas de la fiscalía antidopaje del CONI para concordar el encuentro con Basso.

Según señala La Gazzetta dello Sport en su portal de Internet
, el fiscal del CONI Ettore Torri se encontró poco después con el ciclista en un bufete de abogados en el barrio romano de Parioli, quien habría aceptado la colaboración con el CONI para poder ver reducida su penalización de dos a un año, lo que le permitiría correr el Giro de Italia 2008, ya que la justicia deportiva prevé el descuento de pena en casos de colaboración.

El presidente de la Federación italiana de ciclismo, Renato Di Rocco, pidió: "Ivan ha hecho lo que todos pedían a Marco Pantani y que éste no hizo. Ahora, os pido en nombre del ciclismo, no le dejéis solo". El corredor no hizo declaraciones.