Lorbek, del Barcelona
El ala pivot esloveno del F.C.Barcelona Regal, Erazem Lorbek (i) intenta superar la defensa del ala pívot del Zalgiris Kaunas Paulius Jankunas. EFE

El Barcelona Regal sumó su tercer triunfo en el Top 16 de la Euroliga y se mantiene invicto en la eliminatoria, gracias a la actuación de Erazem Lorbek y de Juan Carlos Navarro ante el Zalguiris (94-80), mientras que Unicaja casi dejó sentenciada su eliminación de la competición al caer ante el Montepaschi en Málaga (68-91).

Lorbek, autor esta noche de 19 puntos, 5 rebotes, 6 faltas provocadas y 27 de valoración, encontró el apoyo del capitán del Barça —con problemas por una fascitis plantar— en los momentos determinantes del partido y sentenciaron al equipo lituano.

Arrancó bien el cuadro de Xavi Pascual, liderado por Huertas y por Lorbek y Perovic en la pintura, desarticulando las transiciones lituanas y el peso del juego interior de Javtokas. Pero el tiro culé se resintió y el Barça fue perdiendo frescura.

Los azulgrana sentenciaron en el tramo finalCon Sada renqueante, Xavi Pascual le dio las riendas de base a Chuck Eidson, aunque para entonces quien marcaba las diferencias era la pareja Javtokas-Weems (12 y 10 puntos, respectivamente) y los bálticos dominaron en el ecuador del partido (42-43).

Aparecieron Kalnietis y Collins en la dirección y los triples de Delininkaitis para complicar aún más el panorama al Barça, aunque el peaje que pagaron los lituanos en las personales y las veces que los azulgrana anotaron desde el tiro libre resultó decisivo para mantener la igualdad en el marcador durante el tercer cuarto.

En esos minutos complicados, Lorbek y Navarro fueron determinantes. Una vez realizado el trabajo de zapa, el Barça puso una marcha más en el cuarto final y el Zalguiris ya no tuvo respuestas.

En los diez minutos finales, el Barça anotó 31 puntos. Volvió a brillar Marcelinho Huertas, aparecieron Eidson y Mickeal y el Barça fue aumentando su ventaja progresivamente su ventaja hasta el 94-80, un triunfo que supone el tercero consecutivo en el 'Top 16' y le permite seguir liderando en solitario su grupo.

Tropiezo malaguista

Por su parte, Unicaja casi finiquita su participación con la derrota en casa ante el Montepaschi Siena que le deja, a falta de tres jornadas, practicamente sin aspiraciones de clasificarse.

El equipo malagueño se jugaba sus últimas opciones de continuar con posibilidades de clasificarse para la siguiente fase y salió muy fuerte 7-0, minuto 2, ante un equipo italiano descentrado, que quizás no se esperaba el arranque de su contrario, aunque a medida que se fue asentando protagonizó una gran remontada 9-17, minuto 7, con un parcial de 2-17.

McCalebb volvió a ser el mejor del equipo italiano

El base estadounidense Bo McCalebb, junto con su compatriota el alero Bootsy Thornton y el pívot danés David Andersen, mostraron su poderío en la dirección, en el lanzamiento y dentro de ambas zonas, dejando al Unicaja que cometiera numerosos errores tanto en ataque como en defensa.

Las distancias las mantenía el Montepaschi Siena, mostrando un juego veloz, con escasos errores y con un gran acierto en el tiro, donde sobresalía el pívot Ksistof Lavrinovic, que con sus triples noqueaba al Unicaja 28-41, minuto 16. El conjunto cajista no podía con la defensa de su rival y tenía escasas versiones en ataque con numerosos fallos en el tiro libre.

El partido lo tenía controlado y en su poder el equipo italiano. Apenas sufría, a pesar de algún momento complicado, en el que el Unicaja intentó remontar, más con el corazón que con la cabeza y con continuos errores en la zona del rival y excesivos balones perdidos 57-71, minuto 30.

El encuentro entró en su recta final en una situación muy complicada para el Unicaja, que se vio incapaz, a pesar de cambiar la defensa, de intimidar al Montepaschi Siena, un equipo que mostró su potencial y que tiene muchas posibilidades de disputar la final a cuatro de Estambul (Turquía).