Etoo
Samuel Eto''o, celebra con los aficionados blaugranas, el gol conseguido por el delantero barcelonista (Efe). EFE

Samuel Eto'o ha vuelto y, con él, el Barcelona, que ha sufrido una larga travesía por el desierto desde que el camerunés se rompió el menisco en Bremen y que volvió a exhibir la contundencia de su fútbol ante un débil Athletic de Bilbao (3-0), invitado de excepción en la noche en que el delantero africano regresó para vestirse de corto tras su fugaz aparición en Pamplona.

Eto'o, aún sin estar al cien por cien, devolvió al Barça la filosofía ofensiva que le ha hecho ganarlo prácticamente todo las dos últimas temporadas: movilidad, agresividad, velocidad, ambición y, sobre todo, hambre de gol.

Las ganas del punta azulgrana contagiaron al equipo y también a la grada del Camp Nou, ávida de paladear no sólo buen fútbol sino también una contundente victoria de los suyos para olvidar cuanto antes el desastre del partido ante Liverpool.

Eto'o, principal novedad de una alineación con siete caras nuevas respecto al encuentro de Liga de Campeones del pasado miércoles, se conjuró con cada uno de sus compañeros justo antes de empezar el encuentro y, después, empezó su particular festival.

Eto'o, aún sin estar al cien por cien, devolvió al Barça la filosofía ofensiva que le ha hecho ganarlo prácticamente todo las dos últimas temporadas

Primero presionó a Amorebieta para que marcara el quinto gol en propia puerta del Athletic esta temporada, después cedió un balón a Xavi para que fusilara a Aranzubia en el 2-0 y redondeó su actuación en la primera mitad al definir en un mano a mano con el meta del conjunto bilbaíno tras recibir una asistencia de Ronaldinho.

El Athletic asistió a todo ello casi sin imputarse, e incluso contribuyó al espectáculo con un autogol y al permitir las internadas de los jugadores azulgranas sin dar una sola patada.

Con una defensa adelantada y un centro del campo poblado de efectivos, el equipo de Mané aguantó lo que pudo. Blando atrás e inocente delante, lo porfió todo al talento de un intermitente Yeste y al remate de Urzaiz, el único que inquietó a Valdés en la primera parte con un cabezazo que se marchó desviado la media hora de juego.

Ni siquiera el 3-0 con el que el Athletic se fue al descanso sirvió para 'picar' el orgullo de un conjunto que, de jugar como lo hizo hoy, peleará hasta el final para eludir el descenso y que en la segunda mitad sufrió todavía más de lo que lo hizo en la primera, pese a no encajar ningún gol más.

Al final, Dinho protagonizó la imagen del partido.

Segunda parte sin historia

Un pletórico Iniesta protagonizó la primera jugada de peligro tras la reanudación: una combinación con Giuly que acabó con un disparo al palo del centrocampista albaceteño, quien pudo aprovechar el rechace, pero acabó enviando el balón a las nubes en su segunda opción.

Al final, el Athletic, cuyo único recurso en la segunda mitad fue colgar cuatro o cinco balones al área de Valdés, pudo llevarse una goleada de escándalo, pero el marcador no se movió, aunque el 3-0 con el que se cerró el partido y, sobre todo el espectáculo que se vivió sobre el terreno de juego, dejaron la sensación de que el Barça, con Eto'o en el campo, puede volver por sus fueros.

Ficha:

3 - Barcelona: Valdés; Oleguer, Puyol, Thuram, Gio, Edmilson (Sylvinho, min.82), Xavi, Iniesta, Giuly (Saviola, min.77), Ronaldinho, Eto'o (Messi, min.67).

0 - Athletic Bilbao: Aranzubia, Expósito, Amorebieta, Sarriegi (Bergara, min.76), Casas, Iraola, Murillo (Aduriz, min.46), Javi Martínez, Yeste, Gabilondo y Urzaiz (Llorente, min.54).

Goles: 1-0: Amorebieta (p.p), min.23. 2-0: Xavi: min.30. 3-0: Eto'o, min.41.

Arbitro: Lizondo Cortés (Colegio Valenciano). Mostró cartulina amarilla a Bergara (min.89).

Incidencias: Partido de la vigésimo cuarta jornada de Liga disputado en el Camp Nou ante 64.804 espectadores.

Enlaces