Portada del Super Express polaco
Portada del Super Express polaco. BILD
La prensa alemana se muestra hoy indignada por lo que consideran el comienzo de una guerra mediática por parte de sus colegas polacos, después de que un rotativo del país vecino publicara un fotomontaje con una imagen de Ballack decapitado.

Bajo el título "Leo, tráenos sus cabezas", el diario polaco Super Express presenta una fotografía trucada del seleccionador nacional polaco, el holandés Leo Beenhakker, que sostiene en cada una de sus manos las cabezas decapitadas y sangrientas del preparador germano, Jogi Löw, y el capital del once alemán, Michael Ballack.

No hace más que demostrar que en todo el mundo hay gente enferma. Me distancio absolutamente

"Los polacos abren la guerra futbolística: Acoso a nuestro equipo", titula hoy el rotativo Bild, el de mayor tirada de Europa con 4 millones de ejemplares diarios, que califica de "asqueroso" y "de muy mal gusto" el fotomontaje.

Subraya que el polémico fotomontaje ha sido publicado pocos días del encuentro entre Alemania y Polonia el domingo próximo, en la Eurocopa de fútbol. El propio Beenhakker declara en Bild que la fotografía "es una mierda. No hace más que demostrar que en todo el mundo hay gente enferma. Me distancio absolutamente".

Por su parte, el presidente de la comisión deportiva del Bundestag, el parlamento germano, exige en el mismo diario que "el gobierno polaco reacciones de la manera adecuada" ante lo que considera "un escándalo".

"Sería lamentable que las expresiones nacionalistas nos distraigan del verdadero acontecimiento, el deporte. No puede haber fútbol sin estilo no respeto", declara a su vez Gesine Schwan, compromisaria del Gobierno federal para las relaciones germano-polacas.