Las hermanas Checa
Las hermanas Checa en la Villa Olímpica

Una vida juntas. Siempre unidas. Desde que nacieron, el 27 de diciembre de 1982, comparten su existencia. Son gemelas "y deberíamos ser como una gota de agua, pero ya nos ves, somos diferentes: una más morena, otra más blanquita". Por fuera, claro. Dolores Checa, 1,68 metros y 52 kg. Isabel Checa, 1,66 y 50 kg.

"Si nos separamos un día, o unas horas, ya nos echamos de menos"

Por dentro son, casi, idénticas. Llevan pegadas más de un cuarto de siglo. "Si nos separamos un día, o unas horas, ya nos echamos de menos", coinciden. Les va fenomenal así. Son su apoyo mutuo."Si a alguna le da el bajón o tiene un mal día, ahí está la otra
animando y haciendo bromas". Están a punto de debutar en unos Juegos Olímpicos.


Desde hace unos meses en Madrid, entrenan juntas y en la Villa Olímpica de Pekín comparten habitación. En su mismo apartamento también están las hermanas Fuentes-Pila, Zulema e Iris María. Y la entrenadora de Jackson Quiñónez.

Los genes marcan su carrera

Empezaron a la misma edad en el atletismo, a los 12. Lo suyo, lo de correr, "debe de estar en los genes, pero de nuestra gestación", sonríen. El resto de hermanos no se dedica a esto. Son cinco. El mayor, varón. "Puede con todas. Nos reparte bien", bromean.

La medalla es una quimera y ambas lo saben. Quieren darlo todo y disfrutar.
Dolores fue la primera que nació de las dos. "Por eso elegí la distancia menor. Jajajaja". Debutará el 19 (13.30 h de España) . Lo hará en los preliminares de 5.000 m. Lo tiene complicado. En su prueba hay atletas muy fuertes y rápidas, como dos de las hermanas Dibaba, las rusas, Meseret y Defar. Su objetivo es participar dándolo todo. La medalla es una quimera y lo sabe. Se lesionó en invierno y ahora está fresca, pero lejos de las favoritas. "Ojalá entre en la final del día 22", afirma con realismo.

La primera en estrenarse en el Nido será Isabel. Mañana por la noche (22.45 horas aquí, 16.45 h en España). Corre los 10.000 metros (es campeona de España). También conoce bien su limitación. "De metales no hablamos ni de lejos. Salgo y correré sin presión. A ver si voy adelantando a otras. Las etíopes son galácticas. Saldré contenta si mejoro mi marca (32' 7")".

Ambas temen el calor, aunque hoy jueves diluvia en Pekín. "Si pega el apretón de los primeros días, con esa humedad tan alta, alguno acabará medio muerto", vaticinan. Y nos desvelan un secreto. "Somos muy, muy golosas. Nos pierden los dulces y el chocolate". -¿Pero no os podéis dar un atracón antes de competir? "Bueno -dicen con cara de pillinas-. Si hacemos un buen entreno cae una galleta", asegura Isabel. Y concluye Dolores: "O unas cuantas más".