Pablo
Pablo (d) intenta cortar el avance del delantero del Villarreal, Marcos, del Villarreal. (Efe)

Una jugada resumió el partido entre Villarreal y Atlético, vital para las aspiraciones europeas rojiblancas.

Sucedió a la media hora, después de un balón colgado al área castellonense que terminó con Guille Franco en el suelo; el Atlético continuó la jugada y Eller marcó el tanto de la victoria final, mientras Franco aún se dolía sobre el césped.

El Villarreal y su afición clamaron contra el árbitro, que validó el gol. Antes y después de esa jugada, el Atlético jugó una primera parte de esas que se llaman serias, sin perder la posición, bien en defensa aunque sin mucha puntería en ataque.

En la segunda parte, el Atlético reculó, presto a conservar como fuese su botín y sin reparar en medios, pues plantó un cerrojazo sin disimulo, buscando la contra.

Torres falla otro penalti

Y la oportunidad de senteciar llegó a falta de cinco minutos para el final del partido, en un penalti que Pires cometió sobre Gabi.

El balón lo tomó Torres, que lo volvió a fallar, siendo la cuarta pena máxima que el delantero yerra esta temporada en la Liga.

La carga final del Villarreal, con todo el Atlético encerrado en su área, no dio resultado y los tres puntos marcharon a Madrid.

Ahora, la UEFA o la Champions siguen estando ahí.

AtléticoConato de pelea de camino a los vestuarios

Perea y Quique Álvarez protagonizaron momentos de tensión en el túnel de vestuarios. Casi llegan a las manos y hubo mucho tumulto, algo que recogieron las cámaras que retransmitieron el partido.