Gol del Atlético al Barça
Los jugadores del Atlético celebran el gol de Griezmann al Barça en presencia de Iniesta. EFE

Se repitió la historia de hace dos años. El Atlético eliminó al Barça en los cuartos de final de la Champions gracias a dos goles de Griezmann que completaron la proeza rojiblanca y dejan a los azulgrana sin el soñado triplete.

El partido siempre estuvo donde quisieron los rojiblancos en la primera mitad. En todo momento se hizo lo que había planeado el Cholo. Los primeros diez minutos, de asedio intenso para buscar un gol tempranero. Lo rozó Gabi, pero su disparo se fue ligeramente alto.

El partido siempre estuvo donde quiso el Atlético, el planteamiento le salió perfecto al Cholo

El Barça tomó entonces el mando del choque, pero de manera ficticia, teniendo el balón para no poder hacer nada con él. Y mientras, el Atlético contragolpeando con mucho peligro, especialmente gracias a Carrasco, una pesadilla entrando tanto por la banda derecha como por la izquierda. La mejor jugada de Messi fue precisamente en un duelo con el jugador belga, persiguiéndole en campo propio hasta robarle el balón. Retrato perfecto del partido de los azulgrana.

Iniesta fue el que más empujó a su equipo, pero nunca consiguió encontrar ni a Neymar, ni a Luis Suárez ni a Messi. Y mientras, los colchoneros esperaban su oportunidad agazapados, esperando su ocasión, con el colmillo afilado. Y esta llegó presionando arriba, con un robo de Saúl que puso el balón con maestría para que Griezmann conectara un espectacular testarazo que pusiera el 1-0 que daba ya ventaja al Atlético.

Salió nuevamente con energía el Atlético, guion idéntico al de la primera mitad, y rondó el gol en diversas ocasiones. La más clara, un remate que superó a Ter Stegen y que se acabó estrellando en la madera. Pero tras esos primeros instantes en los que los rojiblancos controlaron el partido, el campo se volcó cada vez más hacia el área colchonera.

Lo que empezó como dominio, continuó como asedio. Constante, absoluto. El balón duraba un suspiro en botas atléticas, y el Barça movió bien el balón, de un lado a otro, con paciencia y, ahora sí, profundidad. Los centros al área fueron innumerables, con los colchoneros achicando agua como podían.

Con casi media hora por delante, parecía más que complicado que el Atlético aguantara sin encajar un gol.  Tuvo la más clara Suárez, que cuerpeó a la perfección a Godín, pero su disparo lo atajó Oblak. La guerra entre los dos uruguayos fue sin cuartel, y el delantero tuvo suerte de no acabar antes de tiempo en los vestuarios por un codazo a su compatriota.

La defensa rojiblanca fue un auténtico muro desde entonces. Cada centro culé encontró una cabeza, cada balón interior, una pierna. Y, en el único contragolpe con peligro en muchísimos minutos, una enorme jugada de Filipe Luis le plantó en el área y su pase de la muerte lo interceptó Iniesta con la mano. El árbitro no lo dudó y Griezmann convirtió la pena máxima.

Un gol aún daba la prórroga al Barça, y siguió intentándolo hasta que, en el descuento, un centro de Iniesta dio en la mano de Gabi, justo al borde del área, y el árbitro entendió que había sido fuera. La polémica estaba de nuevo servida, era el sino de esta eliminatoria.

Messi no estuvo inspirado tampoco en el lanzamiento de la falta, y con ella se difuminaron las opciones del Barça. El Atlético era el semifinalista.

- Ficha técnica:

2 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Godín, Lucas, Filipe; Saúl, Gabi, Augusto (Savic, m, 91), Koke; Griezmann (Correa, m. 89) y Carrasco (Thomas, m. 72).

0 - Barcelona: Ter Stegen; Dani Alves (Sergi Roberto, m. 64), Piqué, Mascherano, Jordi Alba; Rakitic (Arda Turan, m. 64), Sergio Busquets, Iniesta; Messi, Luis Suárez y Neymar.

Goles: 1-0, m. 35: Griezmann cabecea un centro perfecto de Saúl. 2-0, m. 87: Griezmann, de penalti.

Árbitro: Nicola Rizzoli (Italia). Amonestó a los locales Gabi (m. 69), Godín (m. 84) y Correa (m. 89) y a los visitantes Luis Suárez (m. 70) y Neymar (m. 77).

Incidencias: partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 55.000 espectadores. Lleno.