"Que se limpie el atletismo"

De izquierda a derecha, Concha Montaner, Rosa Morató, Mayte Martínez y Ruth Beitia.
De izquierda a derecha, Concha Montaner, Rosa Morató, Mayte Martínez y Ruth Beitia.
ARCHIVO

Cuatro grandes damas del atletismo –Concha Montaner, Rosa Morató, Mayte Martínez y Ruth Beitia– reflexionan en 20 minutos sobre la operación Galgo, que ha destapado una red de dopaje y que tiene a Marta Domínguez, un referente como atleta y como mujer, como figura más mediática supuestamente implicada.

"Yo compartí años habitación con ella y nunca vi nada raro. No encuentro por qué podría haber hecho eso, en el caso de que lo hiciera. Tenía todo: prestigio, fama, dinero...", comenta Mayte Martínez, vallisoletana de 34 años especialista en 800 metros y que se colgó un bronce en los Mundiales de Osaka 2007.

La corredora catalana de 31 años Rosa Morató, doble medallista en Europeos de Cross, tampoco encuentra explicación: "No sé hasta dónde puede estar implicada Marta, pero si alguien podía ganarse la vida con el atletismo era ella".

"Lo que queremos es que salga todo a la luz. Queremos toda la verdad, que se limpie el atletismo", asegura la saltadora de longitud valenciana Concha Montaner de 29 años y seis veces campeona de España. "Así es, salpique a quien salpique y caiga quien caiga", corrobora Morató.

"Si se confirma que Marta está implicada, se ha caído un mito para los niños", lamenta Ruth Beitia, cántabra de 31 años y plata en altura en los últimos Mundiales de Doha.

Los más controlados

Los atletas tienen la percepción de que son mucho más controlados que en otros deportes. "Yo creo que sí. Además, tenemos que estar una hora al día siempre localizados los 365 días del año. ¡Yo tuve que pasar cuatro controles embarazada!", reflexiona Montaner. "En un año puedes llegar a pasar 10 o 12 controles", dice Morató.

"Yo, esta temporada por lo menos 18. El último a las seis y media de la mañana cuando volvía de una boda", recuerda Beitia. "Los atletas tenemos que estar localizables para la Federación Española, para el Consejo Superior de Deportes, para la Federación Internacional y para la Agencia Mundial Antidopaje", enumera Martínez.

Las cuatro asumen que "el dopaje existe" y que cuantos más controles se hagan, mejor para "pillar a los culpables", sin embargo, Mayte puntualiza: "A los que pillan es a los muy tontos. Seguro que el que se esté dopando ahora lo hará con una sustancia indetectable".

Estas cuatro mujeres quieren huir también de habladurías sobre el supuesto mercadeo de sustancias que se practicaba en la Residencia Blume de Madrid.

"Me parece ventajista decir eso ahora. Éste es un deporte muy competitivo, en el que hay muchos celos y envidias», responde Rosa. "No quiero hacer juicios de valor. Para mí, sólo serán culpables los que salgan en una sentencia", afirma Ruth. "Bueno, siempre se oyen cosas, pero nunca se sabe", dice Concha. "Sí, no puedes acusar sin pruebas", entiende Mayte, quien concluye con una mensaje de esperanza: "Puede haber atletismo bonito, con espectáculo y limpio".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento