Lucas Hernández
El jugador francés del Atlético de Madrid, Lucas Hernández, a su llegada a los juzgados de Majadahonda. EFE

La pelea entre Lucas Hernández y su novia empezó en el coche.

Según las diligencias del caso, a las que ha tenido acceso 'El Transistor' de Onda Cero, los hechos se produjeron en la madrugada del pasado jueves al viernes, alrededor de las 2.30, cuando el jugador regresaba al domicilio que ambos compartían.

Su novia, con la que sale desde hace cinco meses, según el informe, le esperaba en la calle, se metió en el coche, un Nissan, y se sentó en el asiento del acompañante.

Ahí se inició una fuerte disputa durante la cual Amelia Lorente arañó a Lucas en la cara y en el cuello con unas llaves.

Después, ambos salieron del vehículo y la chica comenzó a arañar el vehículo con las mismas llaves. El jugador sujetó de la cintura a su novia, y en el forcejeo posterior, el acusado le propinó un golpe en la mandíbula y otro en el labio, que le produjo un hematoma, una contusión dorsal, un traumatismo torácico y laceraciones superficiales que solo requirieron una primera asistencia y de las que se curó en cuatro días.

El futbolista, por su parte, sufrió erosión con escoriación en la región media facial derecha, erosiones en forma de arañazos en la región lateral derecha del cuello en número de tres, dos de ellas paralelas entre sí, oblicuas dirección descendente y otra erosión cervical horizontal, precisando para su curación primera asistencia facultativa y de las que tarda en curar cuatro días

Ninguno reclama indemnización alguna por las lesiones ni por los desperfectos en el vehículo.

El fiscal pide siete meses de prisión para el futbolista y seis para su pareja. El juicio se celebrará el 21 de febrero.