Jesús Tomillero, un árbitro de fútbol de 21 años que había hecho pública su homosexualidad, fue gravemente insultado y amenazado durante un partido de cadetes en la Línea de la Concepción (Cádiz), entre la Peña Madridista Linense B y El Mirador.

Durante ese partido, disputado el pasado 26 de marzo, el colegiado tuvo que soportar insultos homófobos del estilo "te vas a hartar a comer pollas" o "maricón", según ha denunciado el sindicato de árbitros.

El propio Jesús recuerda así los momentos vividos en el campo: "Tuve que expulsar al encargado de material de la Peña Madridista porque llevaba tiempo increpándome y diciéndome que era muy malo. Cuando lo expulsé me dijo 'anda maricón, que te gusta que te partan el culo y comer pollas'. Después, cuando se fue del terreno de juego, continuó insultándome desde la grada durante los 70 minutos que quedaban de partido".

Yo no permitiría que una persona así educara a mi hijo, no les enseña valores de toleranciaEl colegiado considera que ese comportamiento es inaceptable y más aun teniendo en cuenta que había menores de edad en el campo: “Es un mal ejemplo para todos los niños que están jugando. Me insultaba a grito pelado y todos podían oírlo perfectamente. Si yo fuera padre no permitiría que una persona así educara a mi hijo, no les enseña valores de tolerancia y respeto”.

De hecho, cuenta Jesús que un jugador de la Peña Madridista también le insultó por ser gay cuando fue expulsado. “Me dijo que me iba a hartar a comer pollas, lo mismo que había estado escuchando todo el rato desde la grada”, recuerda.

Pero este joven árbitro gaditano no solo tuvo que soportar insultos, la cosa fue más allá. “El encargado de material me dijo que me iba a reventar la cabeza y por eso he presentado una denuncia contra él en comisaría por amenazas”, dice

“Además, después del partido, cuando estaba escribiendo el acta en el vestuario, tres jugadores tiraron piedras contra mi ventana y lo hice constar en el acta arbitral. Uno de ellos era el jugador que había expulsado. A los otros dos no pude verlos”, explica Jesús, que terminó el partido muy afectado: “Que me insulten una vez vale, pero que estén 70 minutos insultándome pues ya no. Llegué a mi casa llorando. Me costó ir a trabajar por la noche al pub donde trabajo”.

Aunque al encargado de material de la Peña Madridista le han caído 9 partidos de sanción y 4 al futbolista que le insultó, Jesús considera que son sanciones demasiado leves y exige más contundencia al estamento arbitral y a los clubes: "El presidente de la Peña Madridista me llamó para mostrarme su apoyo y me dijo que iban a tomar las medidas oportunas contra el encargado de material, pero aún no tengo constancia de que le hayan echado. La sanción de 9 partidos me parece lamentable".

Sin miedo a las represalias

Jesús asegura que los insultos homófobos se repiten demasiado a menudo en el mundo del fútbol y por eso ha decidido denunciarlo públicamente, aunque asegura que ha recibido numerosas presiones por parte del Comité de Árbitros para que no hable con la prensa.

“Me avisaron de que no podía hacer declaraciones en los medios de comunicación porque me podía caer una sanción de tres a seis meses. A mí me da igual porque estoy harto de aguantar este tipo de situaciones. Me han llegado mensajes de otros compañeros que también las han sufrido, pero no denuncian porque tienen miedo de ser sancionados”, apunta.

Me avisaron de que me podía caer una sanción de tres a seis mesesJesús asume que estar denunciando esta situación puede truncar su carrera en el arbitraje. “Empecé a arbitrar con 11 años y ahora soy árbitro de Segunda Andaluza Senior. Mi sueño era seguir progresando y subiendo de categoría, pero ahora creo que lo tengo difícil porque voy a tener a todo el Comité en contra. Fácil no será, seguro”.

Y Jesús pone un ejemplo de esa presión: “El delegado provincial me recordó que tenía buenas notas en las pruebas físicas y teóricas, pero cuando le dije si podía ascender, me dijo ‘no lo sé’. Con eso me lo dijo todo".

Tomillero recuerda que ya tuvo otro incidente con el Comité de Árbitros relacionado con su condición de homosexual. “Subí una foto a Instagram vestido de árbitro y con la bandera del orgullo gay con este mensaje: ‘Mis dos amores: el arbitraje y la homosexualidad’. Lo hice porque lo sentí así en ese momento, pero me llamó el delegado provincial para que la retirara porque dijo que el reglamento prohíbe publicar fotos con el escudo del comité de árbitros junto a emblemas que no sean exclusivos del arbitraje. Yo lo acepté y la retiré rápidamente”.

El sindicato de árbitros reclama a la Federación Española que tome medidas para evitar que el Comité de Árbitros ejerza ese tipo de presiones sobre los colegiados. “El caso de nuestro compañero solo es uno de los muchos que ocurren cada fin de semana y que son silenciados por las federaciones territoriales. Si no se sabe es que no ha ocurrido y así llevamos décadas sin que nadie haga nada por cambiarlo”.

Invitado al palco del Cádiz

Este domingo, el Cádiz realizó un acto de homenaje a Jesús Tomillero en el estadio Ramón de Carranza, antes del partido de Liga contra el Sevilla Atlético, de la Segunda División B. Los futbolistas de ambos equipos saltaron al terreno de juego con una pancarta con el lema 'Roja directa a la homofobia'.

Esta misma frase fue impresa por el Cádiz en la cartelería y en otros soportes promocionales del partido del domingo, con el apoyo de la Federación Andaluza Arco Iris y el Ayuntamiento de Cádiz.

Tomillero asistió al encuentro en el palco de autoridades, invitado por el club cadista dentro de su campaña de sensibilización a la diversidad sexual en el deporte.