Corte de mangas de Pepe
Pepe realiza un corte de mangas a los jugadores del Barça tras el gol de Ronaldo. Juan Carlos Cárdenas / EFE

La final de Copa del Rey se la llevó el Real Madrid con el gol de Ronaldo en la prórroga, pero los 120 minutos de partido y la posterior celebración en Mestalla dieron para mucho. Antes de que el trofeo se le escapara de las manos a Sergio Ramos en Cibeles, el clásico dejó imágenes para el recuerdo: se vio el sufrimiento de Shakira en el palco, cómo Iker se saltó el protocolo al recoger la copa de manos del rey y la polémica celebración de Pepe en el gol de Ronaldo.

  • Gol de Ronaldo... y corte de mangas de Pepe

El Real Madrid se adelantaba en el marcador por medio del gol de Cristiano Ronaldo, que a la postre resultaría definitivo, y mientras los jugadores merengues corrían a celebrarlo, Pepe dedicó un corte de mangas al equipo rival. El internacional portugués había protagonizado también una de las polémicas en el partido de vuelta de Liga, en el Santiago Bernabéu, cuando los jugadores culés le acusaron de haberles escupido en el túnel de vestuarios.

Según varios medios, Pepe se disculpó al final del partido por su corte de mangas, que justificó "por la euforia". "Espero que la afición me disculpe", dijo el jugador, al tiempo en que se lamentaba por el cabezazo que estrelló en el poste en la primera parte del partido.

  • Shakira vibró en el palco

Era una de las protagonistas del palco de autoridades y las cámaras no le quitaron ojo. La cantante colombiana Shakira animó a su pareja, el central barcelonista Gerard Piqué, durante todo el partido y se pudo ver cómo la artista sufría ante las ocasiones de gol de uno y otro equipo. Shakira finalmente consoló al central catalán cuando éste fue a recoger la medalla que le acredita como subcampeón de la Copa del rey.

  • Casillas volvió a saltarse el protocolo

Una vez más, el portero del Real Madrid, Iker Casillas, se saltó el protocolo para alzar el trofeo. No fue tan sonado como el beso a Sara Carbonero tras la consecución del Mundial, pero el capitán blanco protagonizó nuevamente la anécdota de la entrega de la copa al besar a la reina Sofía poco después de fundirse en un abrazo con el rey. Además, Casillas levantó el trofeo cogido de la mano de don Juan Carlos, que evitó que el guardameta perdiera el equilibrio durante la celebración.