Álvaro Arbeloa
Álvaro Arbeloa, en un acto promocional. GTRES

Álvaro Arbeloa es uno de los jugadores más queridos para un sector muy concreto del madridismo, pero uno de los más odiados para otro y para hinchas de otros equipos. El lateral derecho lo sabe y lo admite, y no tiene pelos en la lengua para decir lo que piensa, como hecho en una entrevista al portal La Galerna.

Preguntado por el central del Barça Gerard Piqué (el catalán lo llamó 'cono' después de que el salmantino dijera que era un comediante), Arbeloa fue claro: "Yo podría explicar al mundo por qué no soy amigo de Piqué. Quizá él no quedaría en muy buen lugar, pero también es verdad que conozco a su familia, y el respeto que él no tiene a mi familia se lo tengo yo a la suya".

Nos falta esa rabia, ese no digo presionar, pero sí exigir al árbitro

El salmantino añade: "Si hubiese atacado al Real Madrid otra vez, hubiese saltado, porque lo defenderé siempre, sí o sí. Al atacarme a mí, es distinto. Es mi forma de actuar. El no contestar es mejor que el contar algunas cosas que podría contar". Según Arbeloa, "sí, somos el mejor club del mundo y por eso (en el Barça) no logran olvidarse nunca de nosotros".

Arbeloa pertenece a un sector del vestuario blanco que no tenía buena relación con Casillas. Sin citarlo, el lateral mandó un mensaje: "Los futbolistas estamos siempre en deuda con el Madrid. Me hace gracia cuando oigo a exfutbolistas quejarse: “Con todo lo que hemos hecho por el Madrid y ahora tal”. Perdona. Es el Madrid el que ha hecho mucho por ti. Por mucho que tú hayas hecho por el club, es siempre superior lo que el club ha hecho por ti. Eso seguro."

El defensa blanco dedica gran parte de la entrevista a alabar a José Mourinho, ya que según él "madridismo echa en falta a alguien que sepa decir ciertas cosas que no están bien vistas". "José denunció todo lo que le parecía injusto. Podía tener razón o no, pero denunciaba todo aquello que consideraba injusto con el club. Eso a él, personalmente, le acarreaba muchas críticas, pero abrió los ojos a buena parte del madridismo. Les hizo ver muchas cosas que antes ni se planteaban. Esa denuncia de lo injusto es un legado que la gente ha sabido reconocerle". Insiste en esa idea: "El alzar la voz ante cosas así es lo que la gente tanto agradeció en Mou. Los árbitros se pueden equivocar algunos días, pero hay ciertas cosas que dices: 'Aquí, ¿qué está pasando?". "Nos falta esa rabia, ese no digo presionar, pero sí exigir al árbitro", dice Arbeloa. El salmantino añadió que "creo que en el futuro de Mou puede estar el volver".

Sobre su adiós a la selección, Arbeloa dijo que al final, para mí, la Selección ya era casi una excusa para malmeter contra el Madrid. Parecía que, por el simple hecho de que un tío fuera tu compañero en la Selección, cuando jugabas contra él con el Madrid no podías ir a muerte. Por eso fue una decepción pero en parte un alivio dejar de ir. Pensé: 'yo a lo mío, a defender al Madrid', ya que parece que las dos cosas a la vez no se pueden hacer".