Fernando Alonso
Fernando Alonso. Archivo. EFE

Fernando Alonso está convencido de que el próximo Gran Premio de Hungría, que se disputa este domingo, le servirá de revulsivo para levantarse de los últimos malos resultados porque es un circuito "especial", en el que ganó su primera carrera de Fórmula 1 en 2003.

"Estoy decidido a recuperarme allí. En Budapest gané mi primera carrera y es un circuito en el que siempre lo he hecho bien. Me alegro de poder volver este año", subrayó el asturiano.

Para ser rápido es necesario contar con niveles altos de aerodinámica

Alonso está encantado con toda la atmósfera que envuelve la cita húngara. "Siempre hay muchos espectadores, gente muy aficionada y que siempre nos ofrece una cálida acogida y es por eso por lo que el 'paddock' siempre disfruta regresando a Budapest cada año", explicó.

El bicampeón mundial espera no obstante una prueba "muy dura", especialmente por las altas temperaturas. "Es una pista bastante exigente. Para ser rápido es necesario contar con niveles altos de aerodinámica, así como también una buena adherencia y tracción para salir bien de las curvas lentas", apuntó.

Alonso, por último, reconoció que el resultado del último Gran Premio en Alemania fue "decepcionante" aunque considera "positivos" los puntos sumados por su compañero Nelson Piquet para el Mundial de constructores. "Es algo positivo para el equipo y nos ayudará a todos en esta segunda parte del campeonato", comentó.