Alonso
Alonso, con el casco en el box. (EFE) EFE

El piloto de Renault Fernando Alonso quiso ver el lado positivo de la sesión de entrenamientos oficiales del GP de Hungría, después de concluir en séptima posición, ya que quiso finalizar sus declaraciones a Telecinco con la frase "el año pasado era diferente".

Y es que, la pasada temporada, en este gran premio, el asturiano vivió la primera sanción interna impuesta por McLaren para favorecer al británico Lewis Hamilton y con la que se iniciaron una de tantas polémicas sufridas entre los dos pilotos.

Podíamos ser agresivos o no y viendo que no íbamos muy rápido, decidimos no arriesgar

En cuanto a las clasificación en sí, Alonso quiso quitar importancia al resultado, después de comprobar en la dos primeras mangas que el resto de coches iban más rápido.

"Creíamos que podríamos hacerlo mejor. En la primera y segunda manga estuvimos muy justos y decidimos no arriesgar de cara a la carrera", dijo el asturiano.

"Podíamos ser agresivos o no y viendo que no íbamos muy rápido, decidimos no arriesgar. Todos los coches van muy rápido. Habrá que arañar esos últimos puntos", añadió en la misma línea de conservadurismo.

Por último, dijo estar tranquilo."Estoy contento, porque se ha hecho todo lo que se ha podido, lo que ha estado en la mano del equipo", concluyó.