El entrenador del Córdoba, Paco Jémez, calificó ayer al Albacete, penúltimo clasificado de Segunda y proximo visitante el sábado en El Arcángel, como «un equipo peligroso». Jémez aseguró que el conjunto manchego «es un buen equipo» y que su peligro radica en que «está necesitado y acostumbrado a navegar por la parte de abajo». El técnico se mostró también «disconforme» por la sanción de dos partidos por la expulsión en Chapín, aunque resignado ya que lo único que puede hacer «es que no se repita». Respecto a la plaga de lesiones, Paco adelantado que «Acciari y Dani ya están recuperados», aunque Asen y Juanlu «están tocados».